El ambicioso plan de los cíborgs en Suecia

Un grupo de voluntarios se animó a implantarse chips para aprovechar los avances en los dispositivos móviles y mejorar la calidad de vida, más allá de las inquietudes que generan estas tecnologías
Motorola ya experimentó con tatuajes y píldoras para desbloquear teléfonos y monitorear el estado de salud del usuario
Motorola ya experimentó con tatuajes y píldoras para desbloquear teléfonos y monitorear el estado de salud del usuario Fuente: Archivo - Crédito: Gentileza Motorola
Un grupo de voluntarios se animó a implantarse chips para aprovechar los avances en los dispositivos móviles y mejorar la calidad de vida, más allá de las inquietudes que generan estas tecnologías
Jane Wakefield
(0)
26 de diciembre de 2014  • 00:25

Ya había oscurecido en Estocolmo cuando un grupo de ocho personas entró en Swahili Bobs, un salón de tatuajes en uno de los callejones del barrio de Sodermalm. Durante el día sus integrantes eran emprendedores tecnológicos, estudiantes, diseñadores de sitios web y consultores de informática, pero esa noche se transformaron en cíborgs.

Estos párrafos pueden sonar al principio de una novela de ciencia ficción, pero se trata de una recolección de eventos reales, escritos por el hacker Hannes Sjoblad. Fue él quien organizó a finales de noviembre esta "fiesta de implantes", una de varias que planificó.

En el evento, ocho voluntarios accedieron a ponerse bajo la piel de la mano un implante con un pequeño chip RFID (identificación por radiofrecuencia, en sus siglas en inglés). El propio Sjoblad era uno de los voluntarios.

Hacia una visión

Sjoblad ya ha logrado que 50 personas se hayan implantado un microchip, y tiene como objetivo que otras 100 lo hagan durante los próximos meses. Pero a largo plazo, su visión es mucho más ambiciosa.

"Después habrá 1000, después 10.000. Estoy convencido de que esta tecnología está aquí para quedarse y de que no nos parecerá nada raro tener un implante en la mano", dijo.

Este cíborg busca voluntarios que se unan a su sueño a través de las redes sociales y de las comunidades de hackers en Suecia, entre la gente que ya está acostumbrada a jugar con la tecnología.

"Mucho potencial"

Ahora mismo el implante funciona como un simple programa de seguridad, que les permite a los usuarios abrir la puerta de su casa sin llave, aunque para ello tengan que cambiar el mecanismo de cierre, algo que en estos momentos no es barato. También pueden desbloquear fácilmente un teléfono Android.

Pero los voluntarios creen que hay mucho potencial más allá de esto. "Creo que acabamos de empezar a descubrir las cosas que podemos hacer con esto", dice Sjoblad. "Hay mucho potencial para registrar la vida diaria. Con la tecnología deportiva para vestir que tenemos ahora tienes que escribir lo que comes o a dónde vas".

Implante del chip RFID en Hannes Sjoblad

"En lugar de introducir datos en el celular, cuando lo pose y lo toque con mi implante sabrá que me voy a la cama", describe.

"Imagínate que haya sensores alrededor en un gimnasio que reconozca, por ejemplo, quién está usando las pesas, a través del chip de la mano".

"Hay una explosión continua con la internet de las cosas -los sensores van a estar a nuestro alrededor y yo puedo registrar con ellos mi actividad", dice Sjoblad.

Una delgada línea

La línea que separa a los humanos de las máquinas se está haciendo cada vez más borrosa. Cada vez más gente que ha perdido una extremidad recibe prótesis biónicas, las cuales son cada vez más sofisticadas.

Ya no sorprende que a alguien le implanten una cadera artificial o se utilice tecnología láser para corregir problemas de visión.

El año pasado Google lanzó lentes de contacto que pueden monitorear los niveles de glucosa.

Y la tecnología para vestir, o wearables, es cada vez más inteligente. Pero, ¿cual es el siguiente paso?

"Como el miedo a las vacunas"

BioStamp es un tatuaje digital desarrollado por la firma estadounidense MC10. Puede sellarse directamente sobre el cuerpo y recolecta información sobre la temperatura corporal, los niveles de hidratación y la exposición a rayos ultravioleta, entre otras cosas.

Igual que con la tecnología de los wearables, la información se puede subir o compartir electrónicamente.

Otra compañía estadounidense, Proteus, desarrolló una píldora con un sensor incrustado que funciona en conjunto con un parche sobre la piel. Cuando se traga, mide también una variedad de funciones corporales.

"Este tipo de cosas ya están aquí", dice David Wood, director de London Futurists, un grupo que analiza posibles escenarios futuros. "La cuestión clave es si pueden funcionar mejor cuando está sobre nuestra piel o dentro, y una de las grandes ventajas es que no los podemos olvidar como un teléfono o una pulsera", dijo.

Wood no cree que la tecnología implantable esté ya lista para el consumidor convencional, pero considera que definitivamente ya estamos en un nivel de madurez apropiado para tener un debate al respecto.

"Algunos se horrorizan por esto. Lo ven como algo completamente loco y sienten una profunda incomodidad sobre el lugar hacia el que nos conduce la tecnología y tenemos que tener sensibilidad hacia los sentimientos de la gente".

"Hace años había miedo sobre las vacunas y ahora nos parece perfectamente normal que nos inyecten células. Eso es un ejemplo temprano de un hackeo biológico", comparó.

"El turno de los humanos"

Sjoblad también espera que su fiesta de implantes sirva para generar debate sobre un posible futuro con cíborgs. "La idea es convertirnos en una comunidad, por eso nos ponemos los implantes juntos", explica.

Para quienes deciden que la vida como cíborg no es para ellos, el procedimiento de implantación es reversible y sólo lleva cinco minutos. Pero Sjoblad no tiene intención de quitarse el suyo.

"Llevamos 20 años poniendo chips en animales", recuerda. Ahora es el turno de los humanos. "Esto es algo divertido, para crear conversación. Abre discusiones interesantes sobre qué significa ser humano. Esto no es sólo para abrir una mano sin llave", declaró.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.