El T.E.G. va más allá de la mesa y llega a las tabletas