Entra en vigencia la legislación que trata a Internet como un servicio público en Estados Unidos