Hace 20 años, Microsoft quiso comprar Nintendo para apoyar la Xbox original