La victoria de Apple pone en alerta al sector de electrónicos