Microsoft, Google y el sueño de tener una PC en cualquier pantalla