Servidores en la nube, Watson y blockchain: una visita a los laboratorios de IBM

Crédito: Shutterstock
Augusto Finocchiaro Preci
(0)
29 de noviembre de 2019  • 14:04

"La nube hace que una empresa pueda moverse con fluidez, cambiar, y conectarse más rápido con los clientes. Sin problemas de seguridad ni privacidad, es el ideal de trabajo", cuenta a LA NACION Hillery Hunter, VP CTO de IBM Public Cloud, hablando de ese concepto tan etéreo ("la nube de información") y a la vez tan pedestre (granjas de servidores para dar vida a los sitios y servicios a los que accedemos a diario en forma remota). Esto significa que el avance de una compañía ya no depende solo del desarrollo tecnológico propio, sino de cómo puede asociarse para usar de manera interna o externa las herramientas que proveen otros.

Si bien hoy 47 de las 50 mayor empresas, según Fortune, ya tienen contratados servicios de la nube y un 90% de las más grandes del mundo poseen más de un servicio, hoy solo el 20% del trabajo diario se sube a estos servidores.El 80% de las cargas en el resto del mundo todavía se están analizando para ver cómo, cuando y de qué manera se migrará a las nubes para comenzar la expansión de esta nueva revolución del trabajo que no depende de una locación fija, un hardware específico y ni hasta de un desarrollo interno de la tecnología para las compañías.

En el caso de IBM Cloud, se ofrecen servicios de nube privada, pública o mixta, y los servicios de esta nube pueden trabajar sobre plataforma de otros, como Amazon, Microsoft y Google. Dentro de los servicios que se pueden sumar, y las aplicaciones que se pueden usar, está el manejo de información, base de datos, eCommerce y otros 190 servicios más incluidos también como la aplicación de Watson, la inteligencia artificial de IBM que permite procesar información y utilizar los datos organizados de las compañías para obtener resultados directos de ese análisis.

Qué contratar, qué sumar y qué mejorar

Como opción, entre los 190 servicios brindados se pueden conseguir y customizar prácticamente todas las soluciones tecnológicas que requiera una empresa sin necesidad de desarrollarlo internamente. Y esto no implica solamente grandes empresas, sino también medianas compañías tanto por dentro y por fuera del perfil tecnológico que pueden aprovechar la modernización para agilizar procesos, descubrir falencias y explotar beneficios gracias a la ayuda de la IA, la seguridad y la agilización de datos.

Dentro de estas opciones se puede arrancar con los más básicos como manejo de base de datos, servicios de marketing online y mobile, pero también se pueden adquirir módulos de Blockchain para garantizar la seguridad de las operaciones, rastreos y seguimientos. Entre los casos más resonantes de Blockchain, se encuentra el primer nacimiento de un bebé registrado con esta tecnología.

Partida de nacimiento en blockchain

En Brasil, mediante escribanos, digitalizaron con blockchain el proceso de registro de una persona recién nacida. El doctor dió los atributos y en el mismo hospital se digitalizó la data, se firmó por un escribano para darle valor legal y ahora está totalmente protegido por la tecnología blockchain sin necesidad de papeles firmados, ni actas ni sellos. Esto, se puede transpolar a los servicios de una empresa, como para saber de donde salió un producto de una importación o una producción y todos los miembros del proceso de compra venta tienen acceso para revisarlo. Esto crea eficiencia y prolijidad. La prueba deja de ser un papel, y pasa a ser un dato dentro de la red sin ningún ente en el medio que pueda modificarlo. Blockchain no puede ser borrado o modificado. Por eso esta protección significa específicamente que nadie puede tener la potestad única del archivo.

En Brasil se usa blockchain para almacenar las partidas de nacimiento
En Brasil se usa blockchain para almacenar las partidas de nacimiento Crédito: Shutterstock

Inteligencia Artificial de la mano de Watson

Según IBM, el 100 % de los trabajos están siendo impactados por la transformación digital. 120 millones de trabajadores, en las 12 economías más grandes del mundo deberán re-entrenarse como resultado de la IA y la automatización inteligente. Dentro de estos datos, se asume que 78 millones de empleos van a desaparecer por la tecnología a 2022, pero se van a crear 133 millones calificados. "Deberemos entrenar dos fuerzas, la que ya existe y los estudiantes que ya se están formando. Y hace falta involucrarse en escuelas, de bajos de recursos y colegios para ya ir entrenando para los trabajos del futuro", aseguran desde la compañía, que ya tiene en marcha el Programa IBM Skills, donde se entrena dentro de las universidades sobre Cloud y las nuevas tecnologías.

Estas nuevas tecnologías, explicadas como una posible cuarta revolución industrial, tienen que ir de la mano del entendimiento y la adaptación para progresar. El 81% de las empresas no conoce la manera de organizar sus datos para adoptar la inteligencia artificial, y sin esta organización la IA no tiene los resultados necesarios. La Inteligencia Artificial, como el sistema Watson, no es un ente que comprende sin contexto, sino que trabaja para ayudar a los humanos y hacer velozmente tareas que llevaría muchísimo tiempo hacerlo de manera tradicional, pero sin entrenamiento y organización no puede funcionar. Si las empresas invierten en esta organización, y se aplica, es un servicio que generará 16 trillones de dólares en la próxima década.

La nube y la inteligencia artificial ya son cosas de todos los días

Ya hoy podemos ver casos en todo América latina donde se implementa la nube y la inteligencia artificial. Ciencia Med, en México, usa Watson y la nube para el tratamiento de las enfermedades mentales. Entrenaron el sistema con sus médicos para luego poder analizar los expedientes rápidamente y detectar casos de alzheimer utilizando el servicio de Watson explorer dentro de la nube.

En Brasil, la empresa ELaw utiliza machine learning y Watson para aprender de las leyes y ayudar a los abogados y clientes para interpretar temas y contenidos legales. En Chile, Tomás Álvarez, corredor de karting, tiene su coche repleto de sensores para medir el desempeño del auto y la conexión con el piloto mediante los servicios de IOT (Internet of Things).

Planetum, la aseguradora de Brasil, monta en la nube el servicio de reconocimiento visual para que los usuarios puedan sacar fotos de los siniestros y los choques de un auto para no haga falta que se haga presente el asegurador a chequearlo, como así también en casos de seguridad, Tradelends y Maersk, la naviera, utiliza los servicios inviolables de Blockchain para asegurar el contenido y las aprobaciones de carga de los contenedores en los puertos. Como no se puedan modificar, y no hay que revisarlo, agiliza los tiempo de carga y descarga.

Todos estos servicios son sólo una parte de varias APIs, o apps que se pueden agregar para facilitar y agilizar el manejo de una compañía. La nube es y será el cuerpo por el que corre el negocio que está en constante evolución, conectándose sea donde sea y sin necesidad de invertir en seguridad externa.

El uso de la IA y la nube en la Argentina

Natalia De Grieff, de Cloud and Cognitive Latin America para IBM, asegura que "la velocidad y la agilidad de una compañía tiene que ser más rápida que la transformación tecnológica". La reinvención digital, la explosión de los datos y la economía digital van de la mano del IoT, el blockchain, 5G y IA. Por eso asegura que la nube "Nos permite utilizar todos nuestros datos y ponerlos a disposición de los clientes para crecer y tener escalabilidad"

IBM ya trabaja en la Argentina con varias financieras, como ICBC, Galicia y Banco Macro, que utilizan IA y análisis predictivo, pero también esta inteligencia artificial se puede ver en otras áreas como el retail. Ribeiro, la casa de electrodomésticos, ya usa un sistema de ayuda inteligente para guiar a los empleados y los compradores. Swiss Medical tiene el manejo de turnos médicos, consultas y organización vinculado con su sistema interno de manejo de datos.

En el agro, ZoomAgri, automatiza el análisis de calidad de diferentes cereales y deja de lado el clásico sistema, costoso y manual, para asegurar la transparencia, exactitud y objetividad en cada paso de la cadena. También hay decenas de Chatbots y sistemas de reconocimiento como lo hace la startup local BlahBox, que brinda servicios de chats inteligentes para empresas mediante Watson.

Formas de trabajo adaptable

Dentro de los servicios que ofrece IBM, se encuentran los contenedores y kubernetes. Este formato de servicio permite contratar una aplicación o un servicio específico desarrollado de manera externa y mediante su compatibilidad prácticamente global, podrá usarse y montarse sobre otros sistemas que ya estén corriendo en la compañía, incluidos los de la competencia de IBM.

Esta modalidad de trabajo no sólo tiene ventajas a la hora de contratarlo, sino también que al estar aislados, puede organizarse en decenas de mini-aplicaciones y no será necesario nunca frenar los servicios para actualizar o reparar algún problema. Solo se trabaja sobre el contenedor que se deba actualizar y el resto de lo servicios seguirán corriendo sin que les afecte el cambio.

Conectividad

En cuanto a la conectividad, tener el flujo de trabajo en la nube no necesariamente implica que dependa de una conexión hiper veloz o constante. La nube, tanto las privadas, como las públicas para empresas pueden funcionar de manera remota tanto en casas centrales como en locaciones con problemas de conexión moviendo y adaptando su sistema en la intermitencia de una mala conexión. Esto funciona para empresas con sucursales, o con trabajo en locaciones, donde se puede seguir accediendo al sistema por mas que se esté conectando con conexiones no confiables.

Compra de servicios y adaptación a la nueva era

IBM Cloud se puede contratar de varias maneras. El sistema, dentro de la página de IBM especifica que se puede arrancar con servicios gratuitos, como contratar push para móviles (envío de información a clientes por notificaciones de celular), pero también permite ir sumando y manejando otras opciones dentro de un mismo perfil de empresa. Los costos van desde gratuito hasta de gran caudal, pero esto también se regula por uso y no se paga nunca un fijo, sino por lo utilizado. Esto es adaptable para las variaciones económicas en las compañías, y para acompañar el crecimiento de las medianas empresas.

Pero obviamente, no es tan simple como dar un solo click y hacerlo funcionar, a pesar de la practicidad de cómo se contratan los servicios, aplicarlos puede llevar a depender de un calificado sector de IT en la compañía. IBM está al tanto de esto y por eso suma, con la contratación de su nube, asesoramiento, seguimiento y por sobre todo, capacitación para que se exprima al máximo la utilidad de esta nueva tendencia en el manejo del trabajo para empresas.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.