Suscriptor digital

Un Mac OS con sabor a Unix

Apple presentó la versión X de su sistema operativo con un núcleo Mach y Unix, con el que se desprende de la plataforma Macintosh.
(0)
31 de enero de 2000  

Si bien Apple suele arriesgar con cambios de fondo y obtiene de ellos resultados imprevisibles, éste puede ser uno de los saltos más dramáticos que haya realizado la compañía: lanzó un sistema operativo completamente nuevo, con interfaz y núcleo diferentes, el Mac OS X .

Anunciado desde hace tiempo, la nueva versión del tradicional sistema de Macintosh tiene dos cambios fundamentales: por un lado, una interfaz novedosa, llamada Aqua y por el otro, su núcleo, basado en Mach y Unix. Aqua cambia la manera de organizar todo lo que se usa y se ve: desde las aplicaciones y los documentos hasta los sitios en la Red o los elementos de video. También posee un nuevo buscador que simplifica el almacenamiento y la administración de documentos. Ofrece una apariencia visual distinta, con elementos en pantalla -botones, barras, ventanas- luminosos y semitransparentes.

El núcleo del sistema operativo deja de ser Macintosh para convertirse en Darwin , basado en Machy FreeBSD , con el mismo modelo Open Source (código abierto). Las ventajas de este cambio radican en que el sistema puede ofrecer características que se han negado en toda la historia del Mac OS, como memoria protegida y multitarea real.

"El Mac OS X deleitará a los usuarios con su simplicidad y asombrará a los profesionales con su poder", aseguró Steve Jobs, CEO de Apple. Pero no todo es color de rosa en el nuevo mundo de los sistemas operativos para la Mac. El cambio es muy de fondo y, por lo tanto, traerá no pocos dolores de cabeza, tanto a los usuarios como a todos aquellos que brindan productos y servicios. Por lo pronto, Apple jura que hay al menos 13.000 aplicaciones comunes desarrolladas para la plataforma Mac que corren sin ningún inconveniente en el nuevo entorno, pero muchos usuarios expertos dudan de esta afirmación. Además, son más de cien los desarrolladores que se han comprometido a apoyarlo, entre los que se cuentan Adobe, Macromedia, Microsoft y Agfa.

Por otra parte, los proveedores de servicio deben realizar una capacitación completa para los usuarios, dado que el núcleo del sistema operativo ha cambiado totalmente. Y no es lo mismo dar soporte y servicio a un Macintosh que a un Unix. Los usuarios, por otro lado, sufren al día de hoy -con las versiones beta que están circulando por ahí- con dificultades como que Unix distingue entre mayúsculas y minúsculas; así, si se busca el archivo Documento , pero éste se llama documento , nunca será encontrado. De todos modos, la empresa pide que no cunda el pánico: asegura que cuando el producto esté a la venta todas estas situaciones van a ser transparentes y desarrolló un plan de migración paulatina, de forma tal que en un plazo de un año todos los nuevos equipos tengan el Mac OS X.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?