El Museo Citroën está a la altura de su rica historia

Patricia Osuna Gutiérrez
(0)
29 de junio de 2019  

Incunable. Uno de los 150 Citroën 11 Normal Cabrioster de 1937 que quedan en el mundo
Incunable. Uno de los 150 Citroën 11 Normal Cabrioster de 1937 que quedan en el mundo

Un siglo de historia merece un festejo acorde con la magnitud del acontecimiento. Por eso, para celebrar los 100 años de Citroën en el mundo, la filial argentina auspició la inauguración de la muestra que reúne a varios modelos icónicos de la marca y que está a cargo del Citroën Club Buenos Aires (CCBA).

El museo se encuentra en la localidad de Carmen de Areco, provincia de Buenos Aires, y todos los vehículos exhibidos pertenecen a coleccionistas privados.

"Junto con la muestra lanzamos las series Origins (ver página 3) que hacen honor a los 100 años de historia de una marca que ha reinterpretado desde sus inicios los códigos del automóvil. Celebran una marca audaz y visionaria y rememora los grandes éxitos de su historia hasta nuestros días. El 4 de junio de 1919 Citroën lanzó el primer auto tipo A, en el distrito 15 de París, así que es emocionante estar aquí, lejos de Francia, y encontrarnos con fanáticos de la marca que han construido este museo, que completa y continua con el legado de André Citroën y muestra cuán fantástico es nuestro pasado", sintetizó el director de marketing a nivel mundial de Citroën, Arnaud Belloni, quien realizó el corte de cinta de este espacio junto con los representantes del CCBA.

Colección fanática

Este espacio con aire francés, espíritu, pasión, tiempo e inversión argentinos, y alma universal, brinda un viaje al pasado gracias a la ambientación lograda por el CCBA y en la cual tuvieron en cuenta detalles que sólo los que fanáticos de una marca pueden llevar adelante.

Es un recorrido por la historia de la marca en el país mediante una exposición con ejemplares icónicos, únicos y en funcionamiento, a la que se suma la zona vintage de repuestos perfectamente organizada junto con memorabilia que lleva y trae a las diferentes épocas.

Repuestos. También se pueden adquirir piezas originales
Repuestos. También se pueden adquirir piezas originales

Claudio Chanuar, miembro del CCBA y planificador de restauración, hizo de guía en la jornada inaugural. Comentó que "cada auto tiene su biografía, su ficha técnica, los datos de cómo fue fabricado, las pinturas usadas, el color, el tipo de tapizado y otros detalles para poder empezar a hacer el proyecto de restauración. No tengo preferencia por un auto, pongo el mismo amor y pasión a todos; así somos los citroënistas, los que amamos los Citroën".

Algunos de los modelos exhibidos han sido premiados en exposiciones de vehículos clásicos, como el 11 Normal Cabrioster de 1937; el C3 de 1926 con su réplica de juguete (en esa época los autos se entregaban así); un SM Maserati de 1972; los DS 19, de 1960; un DS 21, de 1971; el recordado Mehari; los 2 CV de 1958 y 1969 en versiones sedán furgoneta, y el CX, el último vehículo diseñado totalmente por la firma, antes del joint venture con Peugeot, modelo que se fabricó entre 1974 y 1989 en versiones sedán y rural, entre otros rodados únicos.

Enrique Bazterrica, miembro del CCBA y coleccionista reconocido de la marca, destacó que "fue importante para el Club que Arnaud Belloni realizara la inauguración formal de esta colección. Disfrutó de lo que encontró y para nosotros fue un reconocimiento a tanta pasión. Nos llena de orgullo y significa la importancia de nuestros autos para la marca, además de coincidir la inauguración del predio con la celebración de los 100 años de Citroën en el mundo".

Infaltables. Obviamente, en esta colección no podían faltar los 2CV y 3CV
Infaltables. Obviamente, en esta colección no podían faltar los 2CV y 3CV

El coleccionista indicó que "gran parte de los autos que he restaurando están acá; es la concreción de 40 años de trabajo y la verdad que verlos juntos me conmueve. Destaco uno que me costó encontrarlo (lo busqué durante más de seis años) y cuando lo hallé estaba en muy malas condiciones. Restaurarlo tomó 15 años más y aquí lo tenemos, una versión del 11 Normal Cabrioster de 1937. Generó un vínculo distinto, lo disfruto y soy feliz con todo lo que se le ha hecho", contó.

Acerca de ese vehículo, Chanuar explicó que es un cabrioster porque este convertible tiene el parabrisas volcable como un roadster y las ventanillas de vidrio como el cabriolet, "¡El 11 N 1937 es una rareza! Sólo se vendieron 4000 unidades durante sus cuatro años de fabricación y sólo quedan 150 en todo el mundo", dijo con orgullo.

Finalmente, Bazterrica indicó que el Club analiza algunas fechas en el año para abrir las puertas de este santuario y compartirlo con los apasionados de la marca. Mientras, quienes quieran realizar una recorrida deben comunicarse con el Citroën Club Buenos Aires, www.citroclub.com.ar

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.