Test drive: el Chevrolet Tracker sube la vara entre los SUV compactos

A la moda. Parrilla hexagonal. muchos pliegues y mayores dimensiones para mostrar fortaleza
A la moda. Parrilla hexagonal. muchos pliegues y mayores dimensiones para mostrar fortaleza
Íntegramente nuevo, se presentó en la Argentina con un diseño musculoso, mayor espacio interior, baúl más grande y el estreno de un flamante motor tricilíndrico turbo de 132 CV que promete buenas prestaciones y bajo consumo
Gabriel Tomich
(0)
25 de julio de 2020  

La marejada de los SUV sigue trayendo nuevas olas de productos. Afianzados en el gusto de muchos usuarios; en especial, los del segmento B-SUV (20% del mercado argentino), los utilitarios urbanos compactos regionales fueron pasando por diversos estadios. Así, la primera ola estuvo compuesta por modelos basados en automóviles y con un sentido más aspiracional por "tener un 4x4", que práctico. Pronto los usuarios quisieron más y llegó una segunda ola de productos con diseños específicos, algunos con ajustados niveles de calidad y equipamiento para apuntar a precios más bajos, y otros (que formaron el subsegmento B-SUV+) con mejores aptitudes constructivas y de confort. De paso, estos B-SUV regionales se hicieron globales: el crecimiento de este tipo de vehículos se reflejó en todos los países y en todas las franjas del mercado, incluidas las premium.

En la actualidad, el diseño de los nuevos modelos en general está básicamente muy influido por dos factores: la tecnología (que los usuarios demandan cada vez más), y la eficiencia mecánica (por el costo del combustible y la ecología). Así, es lógico que entre los B-SUV esté llegando una tercera ola, empujada por estos factores y otros como la habitabilidad, el confort y la seguridad.

En esta marea está el íntegramente nuevo Chevrolet Tracker, que se lanzó la semana pasada y estará disponible en pocos días en cuatro versiones: MT ($1.361.900), AT ($1.503.900), LTZ ($1.643.900) y Premier ($1.819.900).

En sintonía con la demanda, el nuevo Tracker acomete todos los factores mencionados. Así, siguiendo al Cruze y el Onix, el Tracker es el primer B-SUV del país con internet wifi a bordo. A la par, estrena un flamante motor 1.2 L turbo, incorpora una gran batería de ayudas y dispositivos de seguridad (algunos inéditos en el segmento), y dimensiones mayores para cubrir el flanco débil de su predecesor en cuanto al espacio traseros y la capacidad del baúl.

Desde el punto de vista estilístico, el nuevo Tracker apela a las líneas en boga entre los SUV: gran parrilla hexagonal, faros "rasgados" (con lámparas full LED e iluminación en curva) y marcados pliegues en el capot, las puertas, la cintura y los guardabarros, en procura de un aspecto musculoso y de fortaleza. Como se dijo, es más grande que el Tracker precedente: creció 15 mm de distancia entre ejes, lo que incrementó la longitud en 12 mm y amplió significativamente tanto el espacio interior (+74 mm para las piernas, +46 mm para los hombros y +19 mm para la cabeza) como la capacidad del baúl, que pasó de 306 a 393 L. También es 48 mm más bajo, lo que aporta en una mejor aerodinámica.

El interior es moderno y con mucha conectividad
El interior es moderno y con mucha conectividad

El motor tricilíndrico de 12 válvulas y doble árbol de levas a la cabeza (DOHC) pertenece a la nueva familia de propulsores 100% turbo de Chevrolet. Las ventajas de esto son conocidas: la sobrealimentación con turbocompresor permite una cilindrada pequeña (en este caso, solo 1.2 L) con curvas de potencia (132 CV a 5500 rpm) y torque (190 Nm a 2000 rpm) más que respetables y esta última en particular, desde regímenes muy bajos, lo que favorece la aceleración (con caja manual, de 0 a 100 km/h en 10,5 s y con automática en 11,2 s). Esta mecánica proporciona otro aspecto favorable: un consumo promedio bajo (6,2 L/100 km con transmisión manual de 5 marchas y 7,1 L/100 km con la automática de seis). La tracción es simple en todas las versiones.

El resto del conjunto mecánico lo componen suspensiones tipo McPherson adelante y semi independiente con eje de torsión atrás, además de frenos de discos ventilados delanteros y tambores traseros. Todo esto muy estándar, pero con ayuda electrónica: este Tracker cuenta con el Fade Break Assist, dispositivo que identifica y corrige la pérdida de frenado por calentamiento. También ofrece la función de estabilidad en el frenado en línea recta (distribuye la fuerza según la carga y adherencia de cada lateral del vehículo).

En seguridad activa, el nuevo Tracker sube alta la vara entre los B-SUV: control de estabilidad (ESP), vectorización del torque en curvas (anticipa los derrapes), sistema de alerta de colisión frontal con frenado automático, alerta de punto ciego, sensores de estacionamiento delanteros y traseros más cámara de retroceso con guías móviles e imágenes en la pantalla central.

El otro punto donde ataca fuerte este Tracker es en la tecnología. Así, en el marco de un diseño interior con nuevas formas, materiales y texturas, se destacan la pantalla táctil LCD de 8" del sistema de infotainment, inclinada hacia la izquierda para una mejor visibilidad del conductor (a la par de generar un puesto de conducción envolvente) y el tablero con instrumentos circulares (velocímetro y tacómetro) con display digital en el centro para la computadora de viaje. En la consola central cuenta con un cargador de celular wireless y en la versión Premier, tope de gama, el botón para activar y desactivar el sistema de estacionamiento automático (paralelo y perpendicular). Como se dijo, cuenta con sistema de internet wifi, tecnología OnStar, 6 airbags, sensores de lluvia y crepuscular, llave Keyless y la interacción con la app MyChevrolet para encender o apagar el motor, la calefacción y mucho más desde el celular.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.