El infinito, según Pablo Bernasconi