Jorge Pérez: “Un gran coleccionista de arte es como un drogadicto”