La pandemia ensombrece el primer semestre: es un “acto de ingenuidad” pensar en la Feria del Libro en abril