El velocista que se suicidó con una sobredosis de difenhidramina

Los resultados de la autopsia de Antonio Pettigrew, el campeón olímpico en Sydney 2000 que falleció en agosto, arrojaron una concentración letal de un antihistamínico; tras los Juegos Olímpicos, había confesado el uso de anabolizantes
(0)
13 de octubre de 2010  • 18:45

(EFE).- El ex velocista estadounidense Antonio Pettigrew, campeón olímpico en 4x400 metros en Sydney 2000, falleció debido a una sobredosis del antihistamínico difenhidramina y su muerte fue oficialmente atribuida a un suicidio.

La información oficial fue ofrecida hoy por el forense del estado de Carolina del Norte, donde el 10 de agosto fue encontrado sin vida Pettigrew, de 42 años, dentro de su automóvil que se encontraba estacionado en el condado de Chatham.

Los resultados de la autopsia también fueron acompañados de una investigación policial que determinó su muerte como suicidio debido a la sobredosis de "difenhidramina tóxica" que se encontró en su organismo.

"La letal concentración de difenhidramina fue detectada en los muestras de sangre central y periféricas", según el informe oficial de la autopsia.

El documento descarta las primeras conjeturas que se dieron sobre su fallecimiento, que pudo haberse debido a una hemorragia cuando los amigos lo encontraron en el asiento trasero de su propio automóvil ya sin vida. También fue hallado en el interior del vehículo un envase de pastillas para dormir.

De acuerdo con la información oficial, a veces la difenhidramina y los antihistamínicos se suelen utilizar para ayudar a dormir y en el tratamiento de las alergias.

Tambien se dijo en la información oficial que el ex atleta había dicho a su esposa que rezara por él, en una conversación telefónica que mantuvo el día antes de que fuera encontrado su cuerpo sin vida.

Pettigrew conquistó la medalla de oro con el relevo en Sydney, pero posteriormente confesó que había usado sustancias anabolizantes para mejorar el rendimiento desde 1997 a 2003, lo que provocó que los cuatro corredores del equipo fueran despojados de las preseas.

Junto a Pettigrew, integraron aquella final Michael Johnson y los hermanos Alvin y Calvin Harrison. No corrieron la final, aunque formaban parte del equipo de relevos, Jerome Young (también implicado en un caso de dopaje) y Angelo Taylor.

La confesión de Pettigrew, quien nunca dio positivo en un control de dopaje, ocurrió en 2008 durante el juicio a su entrenador Trevor Graham, quien estaba acusado de mentir a las autoridades federales en la investigación sobre dopaje de los laboratorios BALCO.

"Me dopé y ahora debo asumir las consecuencias", afirmó Pettigrew en su declaración ante el juez, a quien le precisó que Graham le indujo a inyectarse eritropoietina (EPO) y la hormona de crecimiento humano en 1997.

"Cuando empecé a doparme fui capaz de correr con regularidad los 400 en 44 segundos. Conseguía tiempos increíbles y me recuperaba más rápidamente", explicó Pettigrew en la declaración.

Tras reconocer el uso de sustancias de dopaje, Pettigrew perdió también las medallas de 4x400 de los Mundiales en Atenas 1997, Sevilla 1999 y Edmonton 2001. Sólo conservó las de oro en 400 metros y de plata en 4x400 en Tokio 1991, ambas conseguidas antes de recibir sustancias prohibidas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.