Augusto Solari, el héroe silencioso que se dio el gusto de ser protagonista

Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri
Pablo Lisotto
(0)
1 de abril de 2019  • 07:16

Augusto Solari será recordado por siempre como el hombre que marcó el gol que allanó el camino al título de Racing. El delantero, de 27 años, encontró el rebote del arquero y marcó, a los 12 minutos del segundo tiempo, el 1 a 0 parcial ante Tigre en Victoria. Y aunque el partido culminó 1 a 1, ese tanto fue el quiebre del partido que terminó con la consagración.

A casi dos años de su arribo a Avellaneda, el rosarino disfruta de un momento muy especial para su carrera. Porque si bien fue parte del plantel de River campeón del Torneo Final 2014 y de la Copa Campeonato del mismo año, es ahora cuando sí se siente protagonista.

Lleva el fútbol en su ADN. La de los Solari es una familia muy particular: el 24 de diciembre a la noche se cenaba y el 25 al mediodía se jugaba al fútbol. "Mi abuelo es Jorge Solari, el fundador de Renato Cesarini. Después está Eduardo, su hermano, que tiene cinco hijos y uno de sus más conocidos es Santiago, el mayor, que jugó en River y en Real Madrid. Esteban, que fue delantero y en la actualidad es ayudante de campo de Fernando Batista en la selección argentina Sub-20, y David, que está en Chipre, son hermanos de Santiago. Todos ellos son mis primos. De este lado estoy yo y también mis hermanos, que están en etapa de aprendizaje, en Renato, en la escuela familiar. Algunos somos más corredores que otros, creo que Santiago era el que tenía mejor pie", le contaba Augusto a LA NACIÓN apenas se incorporó a la Academia.

Como si fuera una obligación familiar, se convirtió en un obsesivo del fútbol: "Me gusta el fútbol, me gusta lo que hago. Me puedo pasar una tarde prendido al televisor cuando hay partidos importantes, o si no los hay también. Entiendo además que para la carrera de un jugador es fundamental el cuidado personal. La competencia es muy exigente y así podés evitar lesiones", le dijo a LA NACIÓN

Así se armó la foto de Racing campeón - Fuente: Racing Club

00:11
Video

No fue simple la carrera de Solari. Después de un promisorio debut en la primera del club de Núñez, de la mano de Ramón Díaz, en 2016 fue cedido a préstamo a Estudiantes, donde disputó la temporada 2016/2017, con el objetivo de ganar una continuidad que con la banda roja no lograba tener. Cuando terminó el préstamo y se ilusionaba con tener revancha en River, entró en la negociación que terminó con Carlos Auzqui en Núñez, y él otra vez en el Pincha. Fue entonces cuando apareció el interés de Diego Cocca y la llegada a Racing, a cambio de 2.300.000 dólares por el 100% del pase.

Solari por Solari

Se considera un ocho convencional. Esos que juegan pegados a la banda y hacen el recorrido de ida y vuelta por su sector: "Soy un ocho más tradicional, porque desde inferiores que lo vengo haciendo casi siempre en esa posición y es donde me siento más cómodo y donde más puedo aportar al equipo. Pero esas cosas van dependiendo de las necesidades de cada equipo y del entrenador, también puedo cumplir otras funciones".

Le gusta leer. Especialmente literatura vinculada con el fútbol. Quedó encantado con la autobiografía de Johan Cruyff. Esa pasión alternativa también lo llevó a escribir, pero no termina de animarse: "Escribo algunas cosas y las terminó borrando porque me da cosa. Es hasta que me suelte".

Desde el primer día que pisó Racing, Augusto Solari sintió que había encontrado su lugar en el mundo. Por eso firmó un contrato por cuatro temporadas y se enfocó en sacar a relucir su mejor versión, esa que lleva en la sangre.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.