El motor frustró a Sebastien Ogier, que sigue con su deuda

La cara de frustración de Ogier
La cara de frustración de Ogier Fuente: AFP
El bicampeón mundial abandonó en el primer especial y, si bien se reenganchará, ya no tendrá chances de conquistar el Rally de nuestro país, su cuenta pendiente
(0)
24 de abril de 2015  • 22:35

CÓRDOBA.- El rally mundial tiene algunas carreras icónicas, célebres. La tradicional apertura en el hielo sobre el asfalto de Montecarlo, una competencia tan glamorosa como pictórica y añeja; el bellísimo Rally de los 1000 Lagos, en Finlandia; la carrera de los bosques blancos por la nieve de Suecia; la desafiante vuelta por las angostas calles de Córcega; el Rally RAC, un clásico de Gran Bretaña. Una de esas pruebas importantes, la de Portugal, se destaca por el fanatismo de su público. Y hay una en el calendario que reúne ambas cosas: historia, por un lado, y espectadores abundantes y muy apasionados, por el otro.

El Rally de la Argentina, que está cumpliendo su 35ª versión, es una fecha marcada en rojo en la agenda para pilotos y equipos. Sobre todo para un conductor, nada menos que el bicampeón mundial: Sébastien Ogier . El francés participó, incluida la actual, seis veces en la escala sudamericana, y el triunfo sigue negándosele en tierra cordobesa. El único gran festejo del que aún no se dio el gusto.

Hoy, en la segunda jornada de esta cuarta fecha del Campeonato del Mundo, Ogier desertó. No tuvo la culpa, sino que lo dejó a pie el motor de su Volkswagen Polo WRC cuando transitaba el prime inaugural del día, el largo Agua de Oro-Ascochinga (51,99 kilómetros). El francés no pudo volver a correr, pero sí lo hará este sábado, en el tercer día de acción, porque desde hace unos años el reglamento permite reengancharse en la carrera, para que el parque automotor no quede tan disminuido y la competencia vea menos resentido su atractivo.

Claro que el campeón ya no podrá aspirar al triunfo; su continuidad será en pos de rescatar algunos puntos para el certamen, que lidera ampliamente (con 81 unidades, y 34 de ventaja) gracias a sus éxitos en Mónaco, Noruega y Suecia. En la Argentina perderá no sólo el invicto en la temporada, sino también la seguidilla de cinco victorias que había iniciado en las últimas dos fechas de 2014, las de España y Gales.

El perjuicio de Ogier fue ganancia para el resto, y sobre todo para el británico Kris Meeke , que se adjudicó tres de las cinco pruebas especiales de hoy y puso a su Citroën DS3 al frente de la clasificación general, 1m8s4/10 por delante de un coche igual, el del noruego Mads Ostberg . El escandinavo se vio beneficiado por fallas en otro Volkswagen, el de su compatriota Andreas Mikkelsen (escolta de Ogier en el torneo), a quien le birló la segunda posición sólo en el último segmento cronometrado de la jornada, el superprime de Villa Carlos Paz.

Simultáneamente a la del Mundial, está desarrollándose la carrera del Campeonato Argentino, que está dominando el cordobés Federico Villagra ( Ford Fiesta), con su comprovinciano Marcos Ligato ( Chevrolet Agile) a 7s2/10 y el neuquino Alejandro Cancio ( Peugeot 207) a 17s9/10.

Tras los 150,64 kilómetros de velocidad de hoy, este sábado habrá otros 130,65. Con Ogier en los caminos de tierra, pero sin el bicampeón mundial en la lucha por la victoria en la Argentina. La gran deuda que le queda en el rally, y que procurará saldar en 2016.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.