Quién es la mujer que acompaña a Lewis Hamilton a todos lados y por qué es crucial para el campeón

Cullen y Hamilton están juntos desde 2016 y festejaron 47 triunfos y tres títulos de campeón de Fórmula 1; este fin de semana, en Rusia, pueden celebrar que el piloto de Mercedes alcance el récord de 91 victorias de Michael Schumacher.
Cullen y Hamilton están juntos desde 2016 y festejaron 47 triunfos y tres títulos de campeón de Fórmula 1; este fin de semana, en Rusia, pueden celebrar que el piloto de Mercedes alcance el récord de 91 victorias de Michael Schumacher.
Olivia Díaz Ugalde
(0)
26 de septiembre de 2020  • 01:08

Carrera tras carrera, Lewis Hamilton se muestra acompañado por una mujer. En cada entrenamiento, cuando está por salir de los boxes con su auto, luego de cada competencia, antes de subir al podio, el campeón y líder del certamen de Fórmula 1 recibe indicaciones y asistencia de una rubia que sobresale entre los varones de la escudería Mercedes. Ella, de 46 años, baja estatura y sonrisa peculiar, es Angela Cullen, su entrenadora, fisioterapeuta y asistente personal.

Cullen comenzó a trabajar con Hamilton en 2016. Se unió al equipo del inglés y transformó su preparación, sus rutinas y su alimentación. "La NASA de la salud", llamó ella al complejo proceso, que entre los cambios que hizo en los hábitos del piloto incluyó un especialista en sueño para tratar el jet lag producto de tantas horas de viajes. Modificó sus entrenamientos y ajustó su dieta, e incluyó trabajos mentales, yoga y meditación.

Para que Cullen llegara a trabajar al lado de un campeón del mundo, hubo un trabajo previo formativo y lleno de experiencias. Ella nació en Nueva Zelanda y llegó a formar parte de las selecciones menores de hockey. Al momento de decidir qué camino tomaría entre el deporte y los libros, optó por los estudios pero continuó ligada al primero: se graduó en la carrera de ciencias de la salud y fisioterapia.

Cullen pasa semanas enteras con Hamilton; llegó a él mediante una academia en la que estudió después de un viaje de Ushuaia a Colombia en bicicleta que le cambió la mentalidad y le hizo reorientar su trayectoria profesional.
Cullen pasa semanas enteras con Hamilton; llegó a él mediante una academia en la que estudió después de un viaje de Ushuaia a Colombia en bicicleta que le cambió la mentalidad y le hizo reorientar su trayectoria profesional.

Trabajó en el staff del club de fútbol Crystal Palace y luego entrenó al equipo nacional de velocistas de Reino Unido. Con ellos llegó a los Juegos Olímpicos Atenas 2004, en los que ganaron la medalla dorada en la posta 4 x 100 metros. Tras esa experiencia, Cullen emprendió en pareja un viaje revelador en bicicleta desde Ushuaia hasta Colombia, en el que conoció, según dijo, a las personas más encantadoras y se dio cuenta de hacia dónde quería llevar su carrera como profesional.

A su regreso, comenzó a trabajar en el deporte profesional de su país, y fue entonces cuando conoció la academia que la llevó a dar su salto. Se fue a Europa y cursó el programa de estudios de Hintsa, que le permitió ampliar su conocimiento y especializarse en bienestar, filosofía deportiva y rendimiento. Hintsa es una cuna mundial de entrenadores de alto rendimiento, y de la que surgió más de una mitad del total de los profesionales que actualmente trabajan con los pilotos de Fórmula 1. Pero lejos de apuntar por entonces al Gran Circo, ella continuó con su trabajo en el atletismo. Sin embargo, en 2015 murió el doctor Aki Hintsa, fundador de la academia y preparador de Hamilton, y entonces surgió la oportunidad para Cullen. Un año después Angela fue presentada al piloto y se convirtió en la primera entrenadora mujer en la Fórmula 1.

Cullen le da disimuladamente a Hamilton un objeto antes de una largada

Ella es la sombra de Hamilton, tanto en el paddock como afuera. En los cuatro días previos a las carreras pasa todo su tiempo con el piloto. Su trabajo, una mezcla de todo, es de una exigencia altísima. Cullen atiende sus necesidades de entrenamiento, controla su dieta, determina qué comerá y los horarios. Lleva su agenda, se encarga de las reservas de vuelos y de hoteles y elabora un registro de sus horas de sueño. Atiende los pedidos de Hamilton y es la encargada de llevarlo -maneja ella misma- a cada circuito. Se la ha visto acompañarlo, casco en mano, a paso redoblado hacia el comisariato en el Gran Premio de Monza después de que las autoridades impusieran una sanción al campeón por haber ingresado a la calle de boxes cuando no estaba habilitada. Angela es, también, quien le prepara sus bebidas, y hasta le alcanza los guantes para correr y el casco. Además, es la primera en recibirlo cuando el inglés sale del auto y le facilita su gorra y sus pertenencias. Y más allá de eso, se convirtió en amiga y confidente.

"Corriendo con la mejor compañera"

Con apenas una mirada, los dos se entienden. Más de una vez se vio al piloto alzar la vista en busca de alguien; era ella la buscada. Se la ve correr detrás de Hamilton cuando este monta en su monopatín por los pits, y muy concentrada, atenta a las pantallas, durante las carreras junto a los mecánicos. Incluso, ya fuera de la pista, salió a hacer declaraciones en defensa del piloto y se la vio acompañarlo en la marcha Black Lives Matter de junio en Londres.

Junto a Cullen, Hamilton enhebró tres títulos mundiales (2017, 2018 y 2019) y 47 abrazos de festejo por primeros puestos. Ella nunca pensó que su carrera iba a perfilarse hacia al automovilismo, pero en él encontró una manera dinámica y extrema de trabajar. "La intensidad, tanto física como mental, para los pilotos a lo largo de cada fin de semana, y durante toda la temporada, es realmente alta y muy diferente a lo que yo acostumbraba. Los deportistas olímpicos tienen uno o dos períodos en los que alcanzan sus picos de rendimiento en un año. En cambio, un piloto de Fórmula 1 lo tiene en 21 ocasiones por año", graficó la exigencia.

Angela Cullen no se separa ni un minuto de Lewis Hamilton en los autódromos, salvo cuando el inglés corre en su auto; la neozelandesa es entrenadora, fisioterapeuta y asistente personal del campeón.
Angela Cullen no se separa ni un minuto de Lewis Hamilton en los autódromos, salvo cuando el inglés corre en su auto; la neozelandesa es entrenadora, fisioterapeuta y asistente personal del campeón.

Los últimos cuatro años cambiaron por completo la vida de Cullen, que se mudó a Suiza para estar más cerca de sus ámbitos laborales. Combina sus horas en la Fórmula 1 con viajes relámpago para estar junto a sus tres hijos. Pasa muchas horas en aviones o trenes para estar con todos y recargar sus energías.

Asistente... capilar: le acomoda el pelo en una grilla de partida

Es agradecida y amable, y muy respetada en el equipo Mercedes. Su labor no es sencilla: ella es la responsable de la salud del piloto seis veces campeón del mundo. Su entrega, su convicción y su profesionalismo se reflejan en su enorme trabajo y en un tatuaje que lleva en su muñeca izquierda: "Loyalty" ("lealtad"). No por nada, en el mismo lugar del cuerpo, esa leyenda está impresa en Lewis Hamilton.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.