El final de The Last Dance: el último vuelo de "su Majestad" Michael Jordan con los inmortales Chicago Bulls

Michael Jordan de Chicago Bulls se sumerge para dos contra los Indiana Pacers durante el Juego Uno de las Finales de la Conferencia Este el domingo 17 de mayo de 1998, en el United Center de Chicago.
Michael Jordan de Chicago Bulls se sumerge para dos contra los Indiana Pacers durante el Juego Uno de las Finales de la Conferencia Este el domingo 17 de mayo de 1998, en el United Center de Chicago. Fuente: Archivo - Crédito: AP / Beth A. Keizer
Diego Morini
(0)
18 de mayo de 2020  • 18:00

Se detiene el tiempo. Sí, es posible, no importa lo que diga la ciencia. También es apenas un detalle dejar el espacio sin aire. Es cuestión de proponérselo. Si tomó la decisión simplemente ejecuta y los demás miran, por más oposición que le presenten. Se eleva y su figura es inmaculada. Ofrece destellos. "No jugó Michael Jordan , lo hizo Dios", dijo alguna vez Larry Bird, "Es el Jesús Negro", era la denominación de Reggie Miller para MJ. Y más allá de religiones o creencias, lo concreto es que su Majestad, siempre, pero siempre desafió todo aquello que se le pusiera por delante. Y si se suponía que era imposible, soltaba esa sonrisa altanera y destrozaba la lógica. Seis anillos, una dinastía, una construcción perfecta, celos, egos, arrogancias, malos modos, grandeza y un condimento exacto: un extraterrestre que podía volar.

Se suceden las imágenes con Michael Jordan y lo desnudan como un competidor feroz. Exponen a la estrella, se lo humaniza, se lo vuelve a mostrar cordial, también burlón, cercano a sus afectos, pero cuando la cámara se concentra dentro de la cancha, lo que genera esa catarata de información corta el aliento. Compite, deja la piel en la cancha, empuja, presiona a sus compañeros y siempre está en el aire, vuela. Sí, lo hace aunque la física explique es eso imposible y que es una ilusión óptica por la posición de sus pies y por cómo recoge y estira sus piernas en pleno salto.

Y los fieles van detrás de Air Jordan. Así explican que se suspendió en el aire para ganar el quinto partido de la final de la NBA de 1997, con fiebre e intoxicado por una pizza, ante Utah Jazz. De la misma forma, aseguran que se quitó de encima a Detroit Pistons, cuando los Bad Boys lo molían a palos. Pasando por encima de los rivales se sacó de su camino a Magic Johnson y le dio una lección a Patrick Ewing.

Eso hacía Jordan, podía planear por encima de los demás, dibujar en el aire, arte en su máxima pureza... Podía hacer lo que ningún otro simple mortal haría. No importa qué, él lo hacía. ¿Es imposible? No entra en el diccionario de MJ. Incluso, afuera de la cancha. Sino que lo diga su agente, David Falk. Hace unas semanas, lo entrevistaron The Sports Junkies on 106.7 The Fan y reveló una historia que pocos conocían y que permite comprender por qué su Majestad era absolutamente diferente a cualquiera: "Le traje 100 millones de dólares y él todo lo que tenía que hacer es, además de dar su nombre y decir que le gustaba la marca, aparecer en un acto promocional durante una o dos horas. Y dijo que no".

Michael Jordan de los Chicago Bulls vuela para la volcada el 10 de junio durante el juego cuatro de las Finales de la NBA en el United Center en Chicago, IL. Jordan terminó con 34 puntos cuando los Bulls vencieron al Jazz 86-82 para liderar la mejor serie de siete 3-1
Michael Jordan de los Chicago Bulls vuela para la volcada el 10 de junio durante el juego cuatro de las Finales de la NBA en el United Center en Chicago, IL. Jordan terminó con 34 puntos cuando los Bulls vencieron al Jazz 86-82 para liderar la mejor serie de siete 3-1 Fuente: Archivo - Crédito: AFP / Jeff HAYNES

La ciencia define de una manera muy exacta qué es la gravedad : fuerza que hace que los cuerpos se dirijan hacia el centro terrestre, por mutua atracción de la masa del cuerpo y de la Tierrra. Ahora bien, Michael Jordan fue quien logró "romper" esa teoría, al menos, una vez en la vida y sobrevoló una cancha de básquetbol. ¿Cuándo? El 7 de febrero de 1987, cuando apenas tenía 24 años ¿Dónde? En Seattle ¿En qué contexto? La final de concurso de volcadas ante Jerome Kersey, de Portland

Si bien todos se quedan con la foto que inmortalizó el fotógrafo de Sports Illustrated, Walter Iooss Jr., en 1988, en Chicago, cuando Jordan venció en la final del mismo concurso a Dominique Wilkins saltando desde la línea de tiros libres, la primera vez que MJ "voló" fue en Seattle. A quella noche de 1997 ganó el concurso despegando desde la línea de tiros libres y se suspendió en el aire por 0.92 y dejó a todos sin poder creer lo que había sucedido. Desde allí la imagen de Air Jordan comenzó a multiplicarse.

Se hicieron todo tipo de estudios al respecto, porque lo repitió al año siguiente y se determinó que el 23 de los Bulls superó por más de medio segundo el promedio "normal" que un ser humano puede permanecer en el aire tras haber separado sus pies del suelo. Usualmente esta acción, denominada "Hang time", dura 0.53 segundos y alguno que otro, con mucho esfuerzo, podría llegar a "flotar" un máximo de un segundo en el aire. Jordan rompió la lógica. Según los físicos, Jordan de ninguna manera venció la Ley de la Gravedad, aseguran que "sólo le hizo el trabajo más complicado a la física". Jordan logró levantarse poco más de un metro sobre el suelo.

Según publicaciones del portal TED-Ed , si Jordan hubiera estado en otro planeta como Júpiter, donde el peso de la gravedad es mucho más grande que en la Tierra, el salto de Jordan hubiera pasado desapercibido, con apenas 0.41 segundos y apenas hubiera logrado separarse del suelo. Pero si esta competencia hubiera sido en la Luna, el salto hubiera sido inmensamente espectacular: Jordan hubiera alcanzado los seis metros de altura, casi despegando desde la mitad de la cancha y hubiera permanecido unos cinco segundos y medio en el aire. Algo parecido a lo que después se vio en Space Jam, la película que protagonizó su Majestad.

En una publicación de 2016 la web Hypun.com confeccionó un ranking de los los 15 jugadores de la historia de la NBA con una mayor capacidad de salto y Michael Jordan está en el primer puesto con 121,92 centímetros , segundo Darrell Griffith con 116,84 centímetros y tercero Spud Webb con 116,84 centímetros. Uno de los nombres más emblemáticos, el de LeBron James, está en el noveno lugar, con 109, 49 centímetros.

Muchos diccionarios (Oxford, Macmillan, Merriam-Webster y más) definen el término volar como moverse por el aire mediante el uso de alas. Pero hay un universo en los que Michael Jordan todo lo podía y por eso decía: "No sé si voy a volar o no, sé que cuando estoy en el aire a veces me siento como si no fuera a bajar nunca". Su Majestad sigue suspendido por encima del resto, su vuelo es eterno, mágico y no hay documental que pueda explicar semejante fenómeno.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.