Con la clasificación al Mundial, la selección argentina de básquetbol confirmó un proceso que conserva la identidad de la Generación Dorada

Scola en un ataque ante Mexico
Scola en un ataque ante Mexico Fuente: LA NACION - Crédito: VillarPress
Diego Morini
(0)
2 de diciembre de 2018  • 23:59

Hay señas que permiten advertir que la selección argentina de básquetbol ya no se trata de un proyecto únicamente planificado para hacer una transición. Lo que produce el conjunto nacional y la clasificación al Mundial de China 2019 resultó la confirmación de un conjunto que tiene en su esencia competir. Que no se detiene en los nombres, sino que tiene una idea, que mantiene su plan y ejecuta. Y más allá del resultado, el conjunto de Sergio Hernández supo cómo adaptarse al nuevo sistema de competencia, resolvió su pasaje a la Copa del Mundo tres fechas antes del cierre de las eliminatorias y le envió el mensaje a sus rivales. Porque aún sin Facundo Campazzo , Luca Vildoza , Gabriel Deck y Patricio Garino , cuatro de las mejores piezas, sacó del camino a los Estados Unidos y anoche sin problemas venció a México por 85-71, en la ventana en la Rioja.

Mientras se buscan motivos para no caer en comparaciones, son los protagonistas los que ponen a este grupo en una ruta similar a la que su desandar la Generación Dorada . Manu Ginóbili en una de sus columnas durante la Americup, dijo que lo representaba el equipo por la forma en la que competía, Pepe Sánchez en varias oportunidades se expresó en el mismo sentido, Andrés Nocioni por redes sociales escribió felicitó al cuerpo técnico y a los jugadores por haber conseguido la clasificación a China y Luis Scola , el último de los representantes de la vieja escuela fue contundente en su mensaje: "En 2001 tuvimos un nivel de juego que nunca más conseguimos. Aquel equipo tiene mucha similitud con el que ahora jugó la Americup y las Eliminatorias: aquel ganaba partidos por 30, los rivales no le competían ni un cuarto... Por supuesto que perdemos partidos y jugamos mal, igual que pasaba por entonces. Pero hay muchas similitudes. ¿Significa que dentro de seis meses estaremos jugando la final del mundo? Por supuesto que no. Significa que veo cosas parecidas a lo que fue el inicio de la Generación Dorada".

Nicolás Laprovittola en un ataque ante Mexico
Nicolás Laprovittola en un ataque ante Mexico Fuente: LA NACION - Crédito: VillarPress

Esta ventana en La Rioja le ofreció un guiño a Nicolás Laprovittola que fue clave ante los Estado Unidos y anoche marcó 13 puntos, de la misma manera que Marcos Delía volvió a demostrar que su progreso es constante desde que llegó a España. Pero también para Hernández saber que puede recurrir a un jugador como Paolo Quinteros, de 40 años, para que le aporte experiencia y buenos minutos, es determinante para un proceso que como primera parada tiene el Mundial de China, pero que en su punto más alto están los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. También vale la consolidación de Lucio Redivo, de la misma manera que Aguerre se transformó en una pieza que le puede dar muy buenos recursos cuando el juego lo pide. Además, la presencia de Nicolás Brussino marca la diferencia en momentos claves y Luis Scola, por su sola presencia, le permite a la Argentina tener un peso especial cerca de la pintura, como anoche que marcó 22 puntos.

El recorrido de la Argentina fue de pleno crecimiento, desde aquella Americup cuando cayó en la final ante los Estados Unidos, hasta esta clasificación, las piezas se mantuvieron y el cuerpo técnico fue acomodando las estrategias para afrontar las ventanas de eliminatorias. El arranque en Olavarría con la caída ante Uruguay llenó de interrogantes las posibilidades de cara a la Copa del Mundo, pero el equipo mostró todo su potencial en la segunda etapa de la competencia y las victorias ante Puerto Rico, México y los Estados Unidos, resolvieron la historia y la última fecha en febrero (con juegos como visitante ante Puerto Rico y EE.UU), serán un buen banco de pruebas, porque el objetivo primario se consiguió en La Rioja.

Si bien serán interesantes los duelos como visitante de la última fecha de eliminatorias, el próximo paso para la Argentina será tratar de medirse con equipo de Europa, ya que eso le permitirá conocer bien en qué lugar está parado este equipo.

"Siempre soy optimista. Con la línea que venimos marcando en los últimos dos años sabía que nos iba a ir bien. Entre la AmeriCup y las ventanas FIBA dimos una muestra del equipo que somos. Tenemos un buen nivel y esperaba clasificarme así", dijo Luis Scola. Sin duda que el capitán sabe bien de qué se trata construir procesos exitosos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.