La historia de Derrick White, el base que sorprende en otro milagro de Gregg Popovich en San Antonio

Fuente: AFP
Matías Baldo
(0)
12 de enero de 2019  • 09:00

Derrick White fue titular en la versión outlet de la selección estadounidense de básquet que en la ventana de septiembre pasado vapuleó a Uruguay por 114 a 57 en las Eliminatorias rumbo a la Copa del Mundo que se celebrará este año en China. Por entonces base de los Austin Spurs de la G-League, el base fue autorizado por a integrar un plantel formado por jugadores de la liga de desarrollo y agentes libres. White marcó 14 puntos, repartió seis asistencias, capturó dos rebotes y robó dos pelotas. Fue el primero de sus dos encuentros: repitió en la jornada posterior frente a Panamá.

En noviembre ya no fue convocado: tras la lesión de Dejounte Murray , pasó a ser parte de la rotación de San Antonio Spurs . Dos meses después, White se consolidó como una pieza fundamental de una franquicia que resucitó: lidera la NBA en triunfos desde el primer día de diciembre con 15 éxitos, es el equipo más efectivo de cancha (51.1%) y de tres puntos (43.4%), es el segundo conjunto con menos pérdidas (12.5 por partido), registra el mejor net rating ofensivo (116.3), escaló hasta convertirse en la octava mejor defensa (106.3) y ostenta el mejor net rating (+10.1).

San Antonio protagonizó uno de los partidos de la temporada en la madrugada de Buenos Aires: los Spurs vencieron por 154 a 147 a Oklahoma City Thunder en un duelo que se definió en el segundo tiempo suplementario. White redondeó la mejor noche de su carrera: anotó 23 puntos, capturó 5 rebotes, repartió 8 asistencias, realizó una tapa y robó dos balones en 48 minutos además de su impacto intangible tanto en defensa, donde controló a Russell Westbrook e incluso le asestó una tapa crucial a Jerami Grant en el segundo overtime.

White es, junto a Bryn Forbes, uno de los dos jugadores que florecieron para ocupar el lugar vacante tras el retiro de Manu Ginóbili . Lonnie Walker, elegido en el último draft para cumplir con tal tarea, fue marginado en sus primeras semanas por las lesiones y aún no encontró continuidad en la NBA. White también es uno de los grandes candidatos a conquistar el trofeo al jugador que más evolucionó con respecto a la campaña anterior: promedió 3.2 puntos, 1.5 rebotes, 0.5 asistencias y 0.2 robos en apenas 17 partidos en 2017-2018. En 2018-2019, White promedia 8.5 puntos, 3.5 asistencias, 3 rebotes y un robo en 23.8 minutos en 34 encuentros.

En el presente de White se evidencia una vez más la mano de Gregg Popovich , quien construyó nuevamente a un equipo inesperado de playoffs que marcha sexto en la Conferencia del Oeste. El base de tardía explosión, cumplirá 25 años cuando en julio haya completado su segunda campaña en la NBA. Para ese entonces Devin Booker, base estrella de Phoenix Suns que en octubre celebró sus 22 años, habrá rubricado su cuarta temporada en la liga.

White es una anomalía en la liga por su recorrido hacia la NBA. Con 18 años, medía apenas 1.78 metros, una altura imposible para los estándares modernos, salvo que el jugador en cuestión tenga el talento de Isaiah Thomas. Por su tamaño y la proyección en torno a su crecimiento, no recibió ofertas universitarias y debió conformarse con jugar en los UCCS Mountain Lions de la Universidad de Colorado Springs, combinado de su ciudad natal que juega en la División II. Recién después de brillar durante tres años, y durante su último año universitario, recibió una oferta de Colorado Buffaloes de la NCAA.

Fuente: AFP

De cara al Draft, su rendimiento en los entrenamientos previos llamó la atención de los ojeadores y White escaló hasta la primera ronda de la edición 2017. White ya medía 1,93 metros y acumulaba recursos que lo transformaban en una pieza ideal para la NBA: eximio defensor y anotador, con rango de tres puntos, visión, inteligencia y manejo para liderar la ofensiva de su equipo. Sin embargo, su déficit atlético sembraba dudas en torno a su figura.

San Antonio, acostumbrado a realizar apuestas arriesgadas, lo eligió con la 29ª selección. White se transformó en el primer jugador de la segunda división universitaria en la NBA desde el retiro de Ben Wallace en 2012. Después de un año de novato en el que se forjó en la Liga de Desarrollo, las urgencias de unos Spurs que habían sufrido la lesión de Dejounte Murray lo transformaron en un activo importante.

White irrumpió como un jugador determinante, ideal para liderar desde la base a un equipo que se construye sobre dos especialistas en el midrange como LaMarcus Aldridge y DeMar DeRozan. En un equipo contracultural, el que menos lanza (24.2 intentos por partido, a un abismo de los 43 de Houston Rockets) pero el más eficaz desde el perímetro (40.5%), la capacidad de White de lanzar de generarse sus propios tiros desde la línea de tres puntos (33.3%) es determinante para generar espacios para sus dos espadas. En defensa, White matizó la baja de Murray, el mejor defensor de los Spurs. Con ellos dos juntos, San Antonio tendrá un backcourt defensivo por años. En ataque tienen argumentos para crecer y el cuerpo técnico de Popovich demostró que es especialista en desarrollar talento joven tras haber convertido a Kawhi Leonard en un jugador determinante en ambos costados de la cancha.

Su impacto se traduce en números: con él en cancha, San Antonio anota 113 puntos y permite 105.1 unidades por encuentro; sin él, la cifra disminuye en ataque (110.5) y empeora en defensa (108.6). El net rating de San Antonio con White es de +7.9, por encima de su net rating de +1.8 sin él.

Mientras obra otro milagro, Popovich encontró en White a un jugador trascendental para reconstruir a un equipo que buscará su 22ª clasificación consecutiva a playoffs. Convertido en titular, White no participará de la ventana de febrero con la selección estadounidense.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.