La historia de Martynas Pocius, el tirador lituano al que le falta un dedo