Lamar Odom, una vida repleta de excesos y al borde del desastre