Luis Scola volvió a la Euroliga y fue figura de Olimpia Milano: la vigencia del capitán argentino

Scola en acción, en su debut en Olimpia Milano ante Bayern, en la Euroliga.
Scola en acción, en su debut en Olimpia Milano ante Bayern, en la Euroliga.
(0)
3 de octubre de 2019  • 18:13

Cuando el 6 de mayo de 2007 Luis Scola fue incluido por segunda vez consecutiva en el equipo ideal de la temporada de la Euroliga, el argentino recibía la distinción desde el apenas cuarto puesto que había alcanzado Tau Cerámica (hoy, Baskonia), y a punto de dar un salto grande: Houston Rockets, una franquicia importante de la NBA. Sería la llegada al mejor básquetbol del planeta por parte del ala-pivote, campeón olímpico en Atenas menos de tres años antes. Estaba estrenando los 27 de edad.

Desde entonces transcurrieron diez temporadas en Estados Unidos y un par en China. Una medalla olímpica de bronce, dos plateadas en el nivel americano, una dorada en Juegos Panamericanos y el segundo puesto en el reciente Mundial de China. Y este jueves Luis Alberto Scola (así, por el nombre completo, lo llama su amigo Andrés Nocioni) volvió a la Euroliga, a la mejor competencia de clubes del mundo (en la NBA participan franquicias). Su brillo en la Copa del Mundo -otra membresía en un quinteto ideal y van...- no fue golondrina de verano tardío, claro. Qué va. A los 39, después de una docena de años. el argentino reapareció con estridencias en el gran torneo continental: 17 puntos, 6 rebotes, 2 robos y 1 pase-gol (3 pérdidas) en 28 minutos de acción.

Ahora, en su primera incursión en el básquetbol italiano, juega por Olimpia Milano, que en la Euroliga se presenta como "AX Armani Exchange Milan". Es un equipo importante, que en su estreno en el certamen cayó en Múnich contra Bayern, por 78 a 64. La talla de la figura de Scola queda de manifiesto en el tuit con que el club alemán celebró la reaparición del capitán del seleccionado. "Hola @LScola4", saludó en español, con una bandera argentina. "Grandioso tenerte de vuelta en la @euroleague y en el #AudiDome", añadió Bayern.

Que zafó de la producción de Luifa porque los compañeros del argentino no contribuyeron mucho. Apenas Sergio "Chacho" Rodríguez, gran base español que lo fue de Real Madrid pero no participó en la conquista mundialista en China, estuvo casi a la altura de Scola. Pero el interno porteño se llevó la mayoría de las luces del lado italiano frente a unos 5700 espectadores en Baviera.

Porque además de la enorme historia que tiene, por la estrella que fue durante varios años en Europa y por su asombroso rendimiento en el Mundial, sigue teniendo virtudes que la edad no erosiona. Como esa capacidad de girar sobre el pie de pivote cuantas veces sean necesarias para engañar y tirar con la marca más desarmada. Como la de definir infaliblemente cerca del arco. Y su buen tiro a media distancia.

Pero el capitán, que se entrena y se alimenta como para jugar hasta los 60 años aunque esa utopía esté fuera de su mente, además se reinventa, como lo mostró en el Mundial. Su primer lanzamiento desde su retorno a la Euroliga fue un triple. Y lo acertó. Al rato embocó otra vez desde fuera del perímetro, pero derrotando la campana en el cierre de la primera mitad. Con esos dos tiros de tres puntos, Scola suma tres en la Euroliga... en toda su carrera. En los 144 partidos anteriores había conseguido un triple; en esta etapa de casi cuarentón, en un solo juego, ya duplicó lo que había registrado hasta los 27 años.

Scola llegando al estadio, antes de su estreno en Olimpia Milano, apenas cuatro días después de anunciar que el club italiano sería el de su temporada 2019/2020.
Scola llegando al estadio, antes de su estreno en Olimpia Milano, apenas cuatro días después de anunciar que el club italiano sería el de su temporada 2019/2020.

La bienvenida de Bayern al argentino

Los 28 minutos en que participó, un 70% del partido, estuvieron a tono con el tiempo que jugaba en promedio en el Mundial. Y la exigencia no fue menor, por más que Bayern carece de una estrella en el plantel. Dentro lo extraordinario de la vigencia del exjugador de Ferro Carril Oeste, otro mérito: el último domingo anunció que Olimpia Milano sería su club para la temporada 2019/2020, el lunes aterrizó en Italia y tres días más tarde debutó en Alemania, fue titular y se erigió en figura. Nada de necesidad de adaptación para el máximo goleador de la historia del seleccionado.

Ahora con el número 40 en lugar de su histórico 4 (no estaba disponible en el plantel), Luis se preparará en un altísimo nivel de exigencia para los Juegos Olímpicos del año próximo. Un objetivo que estira la trayectoria del capitán dorado: admitió que de haberse clasificado en el Mundial para Tokio 2020, su carrera se habría terminado.

La Euroliga acaba de ponerse en marcha y es larguísima. Esta fue la primera de las 34 fechas de la etapa regular, que concluirá a comienzos de abril, unos 20 días antes de que Scola cumpla 40 años. En esa intensa preparación, estará dirigido por un entrenador de su estatura: Ettore Messina, aquel campeón de Europa al mando de Bologna en 2001, cuando tenía bajo su tutela a un tal "Emanuel Ginóbili". Al año siguiente, Manu se coronó subcampeón mundial, y a los tres, campeón olímpico. Su compañero de tantas batallas quiere volver a librar las de los cinco anillos.

Otras jugadas de Scola

Campazzo, maestro de ceremonias en Real Madrid

También por la primera rueda de la Euroliga jugó Real Madrid con otros tres subcampeones mundiales. La Casa Blanca venció 81-77 en España a Fenerbahçe, de Turquía, con Facundo Campazzo como el jugador más eficiente del equipo blanco, gracias a sus 14 tantos, 8 asistencias, 4 rebotes y 2 robos (2 pérdidas), en 29 minutos. No tan bien les fue a sus compatriotas Gabriel Deck, autor de 4 puntos, 1 pase-gol, 1 rebote y 1 pérdida en 18 minutos, y a Nicolás Laprovittola, que no anotó, perdió 4 veces el balón y registró apenas 1 asistencia y 1 robo, en 10 minutos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.