Rumbo a China 2019: la Argentina navega hacia el Mundial en medio de un camino irregular

El lamento de Campazzo, luego de la lesión en el tobillo derecho
El lamento de Campazzo, luego de la lesión en el tobillo derecho Crédito: Captura de TV
Xavier Prieto Astigarraga
(0)
26 de agosto de 2019  • 23:59

El grito de dolor de Facundo Campazzo y su salida hacia el vestuario apoyado en el kinesiólogo fueron los momentos más alarmantes de un camino zigzagueante de la Argentina hacia el Mundial de básquetbol China 2019. El susto inicial parece despejarse con las horas, toda vez que el esguince no parece grave, y después del amistoso 85-64 sobre Rusia en Ningbó vuelven a ganar protagonismo los matices de un seleccionado del que a esta altura, entre raptos de brillantez y de debilidad, no se sabe bien qué esperar en la disputa de la Copa del Mundo.

Hoy, a partir de las 8.30 de Buenos Aires, el equipo dirigido por Sergio Hernández se enfrentará con el calificado España, el último adversario antes de que debute contra Corea del Sur, el próximo sábado. Sea un gran triunfo o una contundente derrota, difícilmente el examen final previo al Mundial permita sacar conclusiones terminantes, porque la Argentina parece capaz de dejar atónito al más poderoso y de desconcentrarse ante un rival claramente inferior.

Hasta antes de medirse con los españoles, se coronó en los Juegos Panamericanos con un par de resbalones (Dominicana, México) y luego, ya enfocado al 100% en la Copa del Mundo, ganó tres partidos (Montenegro, Japón y Rusia) y perdió dos (Brasil y Francia). Puede lucirse en el ataque y mirar pasivamente en la defensa, en un balance que hasta el momento tiene más luces que sombras pero en el que pocas cosas parecen ser definitivas.

Empezando por las certezas sobre la propia lesión de Campazzo. A los 5m8s del tercer cuarto frente a Rusia, el base penetró con aparente desenlace de doble fácil y estético, pero Grigory Motovilov se interpuso y el cordobés le pisó el pie derecho. Quedó tendido, muy dolorido, y ni siquiera pudo ejecutar los libres (tiró Nicolás Laprovittola). La Argentina perdía a su jugador más determinante en la cancha, no solamente en ese encuentro (7 puntos, 3 rebotes, 3 asistencias, 1 robo y 1 pérdida en 15 minutos) sino en la actualidad toda.

Hernández confirmó que el número 7 no actuaría hoy pero no fue más allá, y el kinesiólogo Paulo Maccari redujo la alarma: "Facu tiene un esguince externo de tobillo derecho. Evoluciona al tratamiento de fisioterapia. Somos optimistas", sostuvo quien ayudó a Campazzo a dejar el parquet. Así, se volverá aun más relativa la evaluación colectiva frente a España, aunque servirá para ver en acción con más minutos y responsabilidad a Nicolás Laprovittola y, sobre todo, a Luca Vildoza, el tercer base, por ahora de buenos desempeños.

Europeo, de gran talla, prestigioso -aunque sin los estelares Alexey Shved y Timofey Mozgov- y, sobre todo, tercer contrincante de la Argentina en el Mundial, Rusia era un interesante obstáculo. Aún debe marginar a dos jugadores para la lista definitiva de 12, y ayer fue nítidamente superado por los argentinos, que lo maniataron con una defensa como la que necesitan en el torneo: presión al portador de la pelota y ayudas (relevos, marcas de 2 contra 1) en la zona pintada, donde el seleccionado escasea en estatura y en oficio más allá de Luis Scola. Por eso mismo, como reveló Hernández en un tiempo muerto en Ningbó, una consigna para el Mundial es no cargar en busca del rebote luego de un tiro propio (31-37 en recobres ayer), sino ir inmediatamente a marcar al hombre asignado.

A eso de poner la pelota cerca del aro van a jugar los rusos el 4 de septiembre, en un partido que, por más que a esa altura la Argentina ya haya conseguido su pase a la segunda rueda, será fundamental ganar, porque se arrastrará todo el puntaje de la primera etapa. Ayer, salvo en un rato del tercer período, cuando Rusia se hizo fuerte en la llave, la Argentina resolvió muy bien el problema del juego interno (22 pérdidas de su oponente y 44% en dobles). La presión alta en la defensa abre una parte del plan de ataque: los contragolpes rápidos, favorecidos por la velocidad de Campazzo, Gabriel Deck, Vildoza y Patricio Garino. La otra porción consiste en el juego colectivo con pase extra y con cortinas para triples o penetraciones. Un equipo que lleva la firma de Hernández.

Todo nace de aquella defensa asfixiante que sin Campazzo pierde su pata más relevante. La intensidad defensiva del cordobés y su maña para extraer faltas ofensivas son vitales. "Empiezo el Mundial seguro", dijo al periodista Juan Jiménez Salvadó, del diario español As, a la salida del vestuario. Una frase tranquilizadora, a la que le falta como compañía una versión más regular del seleccionado para mirar con confianza el fixture de China 2019.

El último amistoso

Tras el 85-64 a Rusia con 17 puntos de Gabriel Deck, 16 de Nicolás Laprovittola y 13 de Luis Scola, la Argentina se medirá a las 8.30 (hora de Buenos Aires) de hoy con España, su último oponente previo a China 2019, nuevamente en Ningbó. Aun sin Pau Gasol, Serge Ibaka, Nikola Mirotic ni Chacho Rodríguez, el conjunto rojo es uno de los más fuertes candidatos para la Copa del Mundo.

Derrotas surcoreanas

El seleccionado argentino se estrenará en el Mundial este sábado a las 9.30, contra Corea del Sur. En las últimas horas, su primer desafiante perdió dos amistosos en Seúl: por 86 a 57 a manos de Lituania y por 97 a 89 frente a los checos. Luego, el lunes 2 de septiembre, se cruzará con Nigeria, que afrontó problemas administrativos (visas) pero sostuvo dos encuentros con Canadá como visitante: cayó por 96-87 en Toronto y triunfó por 90-81 en Winnipeg.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.