Tony Parker: “No hay muchos como Manu Ginóbili, en definitiva es uno de los mejores de la historia”

Tony Parker lleva 15 temporadas con Ginóbili en los Spurs y juntos son la pareja más ganadora en los playoffs; su admiración por el bahiense
Tony Parker lleva 15 temporadas con Ginóbili en los Spurs y juntos son la pareja más ganadora en los playoffs; su admiración por el bahiense Fuente: AFP
Diego Morini
(0)
25 de abril de 2018  

SAN FRANCISCO.– En el 757 de Market Street se levanta una mole de cemento y vidrio que impacta. El Four Season Hotel & Residences se pavonea con sus lujos y por tener dentro de sus huéspedes a los Spurs de San Antonio. Todo brilla allí; caminan frénicos los pasajeros que van al suntuoso gimnasio Equinox, el lugar elegido por la franquicia de Texas para entrenarse en esta ciudad. Impecablemente vestidos para la ocasión, con auriculares bluetooth y casi sin despeinarse, todos andan de un lado para el otro y nadie está pendiente de que a unos metros están trabajando Manu Ginóbil y Tony Parker, dueños de cuatro anillos de la NBA, la pareja más ganadora de la historia de la NBA en playoffs con 132 victorias. Los hombres que, junto con Tim Duncan, dominaron la competencia por más de una década y que formaron el Big Three más poderoso.

Una dotación de asistentes de San Antonio camina por el lugar cargados de ropa de entrenamiento, bebidas y elementos de kinesiología… Otros organizan cómo será la atención a la prensa y varios más miran celosos los movimientos de las personas que transitan la zona. Incluso, integrantes de la seguridad de la franquicia pide, muy amablemente, que algunos abran sus mochilas para revisar el contenido. De fondo asoma un grupo de muchachos que espera para utilizar las máquinas del gimnasio e increíblemente, porque estaban inmersos en su mundo de los negocios, se sorprenden cuando pasa junto a ellos Danny Green.

Casi como si no se tratase de un integrante de la delegación de San Antonio aparece en escena el francés Tony Parker. Paso lento, relajado, con una sonrisa, mira a uno y otro lado y le pregunta al jefe de prensa de la franquicia, Tom James, si debe ingresar en el salón donde espera la prensa. Un parquet reluciente encandila casi como la figura de un jugador que supo dominar el juego y hoy está aceptando un nuevo rol dentro del equipo. Pero eso no lo inquieta, porque conoce como nadie lo que es competir a lo grande y junto a Manu Ginóbili. "El récord que logré con Manu es estupendo. Yo ya estaba primero [risas], así que me vencí a mí mismo. Antes con Tim (Duncan) y ahora con Manu. Eso habla de que hemos estado en el más alto nivel por mucho, mucho tiempo; estuvimos sanos, tuvimos buenos compañeros y nos quisimos, algo difícil [dice y suelta una carcajada]. Pero es uno de mis récords favoritos porque se trata de los playoffs, el momento más importante de la temporada. Nos recuerda los campeonatos, y es genial compartir eso con Manu y Tim. Será difícil superarlos".

Mucho se habla del cariño de la gente por Manu Ginóbili, pero él también es un hombre fuerte dentro de la franquicia. Algunos aseguran que el bahiense es el más querido por los fanáticos, Parker es muy claro con el análisis de la situación: "No me sorprende el amor que le dan a Manu, así como tampoco que se hable tanto de su retiro. ¿Cuánto llevan haciéndolo ya, tres años?", dice el francés y vuelve a reírse con ganas. "Un día dicen que ya está, al otro que tiene que seguir... Cuando yo llegue a su edad me dirán lo mismo. Él tuvo un gran partido en el cuarto juego y no sé qué quieren que diga sobre su retiro". Y vuelve a detenerse, ensaya una pausa, porque verdaderamente le genera gracia todo el tema. Y con una frase concluye su respuesta: "Solo él lo puede saber. Soy un gran admirador suyo".

La cantidad de batallas compartidas define la categoría de leyenda que tienen ambos dentro de la competencia. Una relación que comenzó algo extraña allá por 2003, cuando se decía que Parker no le pasaba el balón a Manu, aunque hoy, a la distancia, todo aquello parece ridículo. "Estar con Manu todos estos años ha sido un orgullo, es un compañero extraordinario y tuvimos muchísimos años geniales. Amo jugar con él, es único; no hay muchos como él. En definitiva, es uno de los mejores de la historia".

Recibe cada consulta con total naturalidad, incluso, cuando algunos le preguntan sobre la posibilidad de que él también esté pensando en retirarse en un corto tiempo. El cambio de rol dentro del equipo a muchos los empuja a creer que puede ser determinante en la carrera de Parker dentro de la competencia. El francés ya no inicia los juegos, ingresa desde la banca; sin embargo, parece estar aceptando el reto sin problemas: "Yo soy muy feliz jugando, así que me pone contento que de mi retiro nadie hable –dice entre risas–. Quiero seguir jugando y veremos cómo se da todo. Me encantaría quedarme acá. Es surrealista pensar en el después. Me lo preguntan mucho, pero ahora solo quiero enfocarme en lo que pasamos. Más adelante miraré los récords, lo que he hecho y lo que pueda hacer. Hay mucho tiempo para pensar en lo demás".

Se retira con la misma calma con la que llegó, nada lo altera. En medio de tanto lujo y ostentación que hace el hotel Four Season, la única estrella que verdaderamente brilla es la humildad de Tony Parker.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.