Copa América: por qué jugaron Qatar y Japón y el recuerdo de otros invitados

El qatarí Karim Boudiaf marca a Lionel Messi, durante la Copa América 2019
El qatarí Karim Boudiaf marca a Lionel Messi, durante la Copa América 2019 Fuente: AP - Crédito: Fabián Marelli
Pablo Lisotto
(0)
25 de junio de 2019  • 11:03

La presencia de Qatar y Japón en la Copa América Brasil 2019 resulta una "licencia" geográfica. Que dos equipos de Asia hayan jugado un torneo disputado en otro continente y organizado por una confederación de la cual no forman parte suena ridículo. Sin embargo, hay detrás una explicación histórica que tiene un fuerte vínculo con lo comercial, y que no repite ninguna otra competición continental.

Qatar se va con la frente en alto de Brasil. Lejos de pasar vergüenza, el campeón de Asia le jugó de igual a igual a Paraguay (igualaron 2 a 2), y le hizo partido a Colombia (ajustado 0-1) y a la Argentina (el 2 a 0 aliviador recién llegó nueve minutos antes del epílogo). Lo de Japón también es de destacar. Tuvo un debut muy malo (0-4 ante Chile), pero en el mejor partido de la competencia le empató 2 a 2 nada menos que a Uruguay, el seleccionado que más copas América ganó. En la última jornada, frente a Ecuador, tuvo en sus pies la oportunidad histórica de avanzar a los cuartos de final. De hecho, desde que Shoya Nakajima marcó anoche el 1 a 0, durante 20 minutos estaba concretando esa hazaña. Pero el tanto de Angel Mena y el inamovible 1 a 1 lo dejó afuera por diferencia de goles, en beneficio de Paraguay.

Shoya Nakajima marca el 1 a 0 parcial ante Ecuador
Shoya Nakajima marca el 1 a 0 parcial ante Ecuador Fuente: AP

En la historia de la Copa América hubo hasta el momento 9 invitados ajenos a la Conmebol. Ellos fueron México, Estados Unidos, Costa Rica, Honduras, Panamá, Haití, Jamaica, Japón y Qatar.

Hasta la edición de 1991, disputada en Chile y ganada por la selección argentina que conducía Alfio Basile, se daba lo lógico: sólo los equipos sudamericanos jugaban la Copa América. Aunque no todas formaron parte del torneo de selecciones más antiguo del mundo desde el inicio, en 1916. Hubo torneos de 4, 5, 6, 7 y 8 participantes hasta que en 1975 dijeron presente los 10 seleccionados de la región y no volvieron a ausentarse.

Sin embargo, a partir de Ecuador 1993, con el objetivo de armar tres grupos y agregarle a la competencia una llave desde cuartos de final, y a la vez sumar fuertes ingresos económicos de la TV y del turismo con la excusa de "abrir las fronteras", se hizo habitual que dos seleccionados ajenos a la región sean invitados.

El más favorecido con esa modificación fue el seleccionado de México, que de 1993 a resultó el más favorecido con esta determinación, ya que participó de todas las Copas América disputadas desde entonces, con la excepción de la que se está disputando en Brasil . Su presencia, lejos de ser decorativa, potenció el nivel del torneo. Incluso, en su debut en tierras ecuatorianas, el "Tricolor" llegó hasta la final, donde cayó 2 a 0 con la Argentina. Con menos historia y jerarquía, pero con más mercado televisivo, Estados Unidos también supo aprovechar las tres invitaciones que recibió, en 1993, en 1995 (donde se dio el gusto de golear 3-0 a la Argentina en Uruguay) y en 2007. No es casualidad que haya sido sede de la Copa América Centenario 2016, donde ganó su grupo y llegó hasta las semifinales (cayó 4-0 con la albiceleste).

Costa Rica también formó parte. Los "Ticos" debutaron en Bolivia 1997, donde cosecharon sólo un punto (0-5 con Brasil, 1- 4 con Colombia y 1 a 1 con México). El conjunto centroamericano se propuso mejorar para su siguiente participación. Así fue como en Colombia 2001 terminó como líder del Grupo C, tras vencer a Honduras 1 a 0, igualar 1 a 1 con Uruguay y golear 4-0 a Bolivia. El fixture no lo ayudó: el rival de cuartos de final volvió a ser Uruguay, que lo venció 2 a 1 y lo mandó a armar las valijas. Tres años después, en Perú 2004, Costa Rica volvió a pasar la etapa de grupos. En esta ocasión como el segundo mejor tercero, detrás de Uruguay. En la zona C había caído 1 a 0 con Paraguay y 4 a 1 con Brasil, pero el 2 a 1 sobre Chile lo metió otra vez en cuartos de final, donde fue eliminada por Colombia, que la venció 2 a 0.

Luego de su ausencia en Venezuela 2007, los "Ticos" volvieron a la Copa América en Argentina 2011. El debut fue con derrota (0-1 ante Colombia), pero el triunfo frente a Bolivia por 2 a 0 ilusionó al seleccionado centroamericano con dar el batacazo y meterse otra vez en cuartos de final. El último partido del Grupo A fue frente al local. El equipo anfitrión no había arrancado bien, y tras el 1 a 1 con Bolivia y, sobre todo, el pálido 0 a 0 frente a Colombia, la única chance de pasar a la siguiente etapa era con una victoria. En Córdoba, el equipo conducido por Sergio Batista se hizo cargo de su rol protagónico y goleó 3 a 0, con dos goles de Sergio Agüero y uno de Ángel Di María, para sellar el pasaporte "albiceleste" y la despedida costarricense. En la Copa América Centenario cosechó dignos 4 puntos y hasta se dio el gusto de derrotar 3-2 a Colombia, que más tarde terminó en el tercer lugar del podio. En esa misma competición, Haití pasó vergüenza: en tres partidos no sumó unidades, marcó un gol y recibió 12 (cayó 1-0 con Perú, 7 a 1 con Brasil y 4-0 con Ecuador). En tierras estadounidenses algo similar ocurrió con Jamaica (tres derrotas, ningún tanto a favor y seis en contra) y Panamá cayó 5 a 0 con la Argentina y 4-2 con Chile, aunque se dio el gusto de derrotar a Bolivia 2 a 1).

Lo de Japón en 1999 fue más bien decorativo y enfocado en la estrategia comercial previa al Mundial de 2002, que ese país organizó en conjunto con Corea del Sur. Japón no tenía los pergaminos suficientes como para formar parte de una competición legendaria, y era una completa ridiculez que un seleccionado de un país asiático disputara la Copa América. De todos modos allí fueron los orientales a Paraguay, en donde pasaron sin pena ni gloria por el Grupo A (cayeron 3 a 2 con Perú y 4 a 0 con los locales, aunque al menos lograron rescatar una unidad en la despedida, cuando igualaron 1 a 1 con Bolivia. Paradojas de la globalización, dos de los tres goles convertidos por los nipones los hizo. un brasileño. Wagner Lopes había nacido en 1969 en el Municipio de Franca, Sn Pablo, pero se nacionalizó japonés durante su periplo como futbolista por esas tierras. El que se metió en la historia fue Atsuhiro Miura, quien con su tanto a Perú se convirtió en el primer futbolista japonés en anotar en la Copa América. Con su doblete contra los charrúas este año en Porto Alegre, Koji Miyoshi es el segundo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.