Coronavirus: tiemblan los organizadores por la epidemia que hace peligrar los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

En el Abierto de Australia, algunos aficionados siguieron la semifinal entre Thiem y Zverev con barbijo; el deporte está en jaque rumbo a Tokio 2020
En el Abierto de Australia, algunos aficionados siguieron la semifinal entre Thiem y Zverev con barbijo; el deporte está en jaque rumbo a Tokio 2020 Fuente: AFP - Crédito: DAVID GRAY
(0)
2 de febrero de 2020  • 09:00

Por Simon Denyer y Akiko Kashiwagi (The Washington Post)

Los organizadores olímpicos japoneses sabían que la temperatura durante los Juegos Olímpicos del mes de julio sería agobiante. Lo que no sabían era que una epidemia de grandes proporciones los obligaría a tomarles la temperatura a los atletas y los espectadores al ingresar a los estadios en Tokio 2020.

La cruel ironía es que justo antes de desatarse el brote de coronavirus, Japón estaba sufriendo de otra fiebre olímpica, pero en este caso favorable, con una fenomenal demanda de entradas para los eventos y una genuina sensación de entusiasmo generalizado. Ahora ese entusiasmo esta momentáneamente en la heladera.

"Faltan apenas 177 días y nuestros preparativos se aceleran, así que tenemos que actuar con firmeza para contener el coronavirus, o lo lamentaremos", dijo el miércoles la gobernadora de Tokio, Yuriko Koike. "Haré absolutamente todo lo que esté a mi alcance para contener este nuevo problema."

El coronavirus ya está complicando las eliminatorias preolímpicas, y la preocupación llegó al paroxismo en las redes sociales japonesas, cuando el sitio web Buzzap se preguntó si los Juegos no deberían ser cancelados.

La información, basada en un parte de noticias alemán sobre los contactos que habría mantenido el Comité Olímpico Internacional con la Organización Mundial de la Salud, se viralizó antes de ser desmentida por la gobernadora Koike. Pero alcanzó para que algunos se hicieran esa pregunta hasta entonces inimaginable.

Tras la expansión del virus, hasta en la zona de ChinaTown, en Chicago, se ve gente con protección en las vías aéreas
Tras la expansión del virus, hasta en la zona de ChinaTown, en Chicago, se ve gente con protección en las vías aéreas Fuente: Reuters - Crédito: Kamil Krzaczynski

¿El rápido y letal coronavirus puede poner en riesgo la realización de los Juegos? ¿Se animarán los espectadores a sentarse junto a desconocidos en el Estadio Olímpico de Tokio? ¿Qué sentirá la gente al ver estadios llenos de espectadores con barbijo? ¿Pueden realizarse los Juegos sin visitantes de China?

En 2003-2004, se tardaron seis meses para eliminar el síndrome respiratorio agudo grave (SARS, por sus siglas en inglés), causado por un coronavirus similar al actual, que se manifestaba con síntomas de neumonía. Pero a menos de 6 meses de los Juegos, la cifra de casos confirmados de coronavirus se acerca a los 10.000 y ya supera al total de los casos de SARS, por más que el número de muertos siga siendo bajo. La buena noticia es que las enfermedades parecidas a la neumonía no suelen sobrevivir o extenderse tanto en verano.

"Los coronavirus tienden a ser estacionales", dice Ikuo Tsunoda, profesor de microbiología de la Universidad de Kindai, Japón. "También se temía que el virus del zika se extendiera durante los Juegos de Río 2016, pero no ocurrió. Sabiendo que es un virus estacional y que los Juegos se celebran en pleno verano, me pregunto si a esta altura tiene sentido preocuparnos."

Ese argumento tiene una pequeña falla: cada virus es distinto, y de la nueva cepa se sabe poco y nada. "La mayoría de las veces, cuando la temperatura ambiente es alta, los virus respiratorios mueren", dice Yuen Kwok-yung, experto en SARS del Hospital de la Universidad de Hong Kong-Shenzhen y líder en el estudio de la nueva cepa. "Pero con un coronavirus nuevo, ¡nunca se sabe!"

Japón ha confirmado 14 casos de coronavirus. Muchos de los pacientes eran turistas chinos de Wuhan, pero entre ellos también hay un guía turístico y un chofer de micro, así como tres ciudadanos japoneses evacuados de la ciudad epicentro de la epidemia.

El primer ministro Shinzo Abe dijo el viernes ante el Parlamento que el gobierno había decidido elevar la recomendación infectocontagiosa de China a Nivel 2, instando a los ciudadanos a realizar viajes no urgentes a ese país y a evitar por completo los traslados a la provincia de Hubei.

Este año, Japón pensaba aprovechar la oleada de turistas chinos que suelen llegar durante el fin de semana largo del Año Nuevo lunar para impulsar su estancada economía, pero esa expectativa se pinchó no bien Pekín prohibió los tours grupales al extranjero.

El virus ya complicó algunos eventos deportivos en China, incluidas las eliminatorias para los Juegos. El Campeonato Mundial de Atletismo en Pista Cubierta, previsto para marzo en la ciudad de Nanjing, fue pospuesto por un año, y se cancelaron las primeras carreras de la Copa del Mundo de Esquí Alpino, que debían realizarse en Yanqing, que será sede de los Juegos de Invierno China 2022.

Los torneos clasificatorios olímpicos mundiales FIBA 2020 de básquet y fútbol femeninos, que debían realizarse en febrero en China, fueron trasladados a Serbia y Australia respectivamente, mientras que el preolímpico de boxeo para la región Asia-Oceanía que debía realizarse en Wuhan se mudó a Jordania.

En Bangkok, la capital de Tailandia, se intensifican las medidas de precaución; el mundo está en alerta
En Bangkok, la capital de Tailandia, se intensifican las medidas de precaución; el mundo está en alerta Fuente: AFP - Crédito: Lillian SUWANRUMPHA

China ha demorado el inicio de la temporada de su Superlga de fútbol, y la Federación Internacional de Hockey pospuso el torneo Hockey Pro League en ese país. El órgano de gobierno de la Fórmula 1 comunicó que está "monitoreando la evolución de la situación" antes de decidir si confirma el Gran Premio de China, previsto para abril en Shanghái.

Pero la perspectiva de mudar o posponer los Juegos Olímpicos es de una envergadura desoladora. Los funcionarios del gobierno japonés dicen haber incluido la variable de la enfermedad en sus preparativos.

"Las enfermedades contagiosas siempre son un tema importante de la planificación", dice un funcionario de Tokio que prefiere preservar su anonimato, y recuerda la preocupación que generaron el virus del zika en vísperas de Río 2016 y el brote de norovirus en los Juegos Olímpicos de Invierno Pyongyang 2018. "Así que nosotros estamos alertas."

En el caso del zika, no hubo casos vinculados con los Juegos Olímpicos cariocas. En Pyongyang, más de 200 personas fueron diagnosticadas con norovirus, en su mayoría personal de seguridad y de la organización de los Juegos, pero también dos esquiadores suizos. El virus de la gripe porcina H1N1 ensombreció las vísperas de los Juegos de Invierno Vancouver 2010, pero no perturbó la realización de la competencia. El Comité Olímpico Internacional informó que las medidas contra la infección ocupan un lugar importante en los preparativos para el encuentro en Tokio.

"Tokio 2020 seguirá colaborando con todas las organizaciones relevantes que monitorean minuciosamente la incidencia de cualquier enfermedad infectocontagiosa y seguirá repasando las contramedidas que sean necesarias. Además, y más allá de sus propios expertos médicos, el Comité Olímpico Internacional está en contacto permanente con la Organización Mundial de la Salud", informó el COI ante la requisitoria periodística del diario The Washington Post.

Koji Wada, profesor de salud pública de la Universidad Internacional de Salud y Bienestar de Tokio, es coautor de un estudio de 2018 que analizaba los riesgos para la salud pública que implicaría el influjo turístico de los Juegos 2020.

Wada dice que ya no hay tiempo de desarrollar una vacuna contra la nueva cepa de coronavirus, pero que se pueden tomar otras medidas preventivas en base a lo que sabemos sobre el modo de transmisión de la enfermedad. "Hará falta la cooperación de público y deportistas, pero deberíamos estar trabajando para ser anfitriones seguros de los Juegos", dice. Entre otras medidas, él sugiere la instalación de dispositivos que tomen la temperatura de los asistentes al ingresar a los estadios.

Hitoshi Oshitani, profesor de virología de la Universidad de Tohoku, dice que es muy pronto para saber cuánto durará el brote, pero califica la situación de procupante. "Incluso podría haber un rebrote en medio de los Juegos", dice Oshitani. "Tenemos que estar muy preparados para esa eventualidad. No es impensable que ocurra."

Pero por ahora Japón avanza hacia los Juegos a todo vapor, tomando las precauciones posibles y confiando en que todo saldrá bien. Los organizadores ya han vendido 4,5 millones de entradas a residentes de Japón a través de sorteos públicos, pero la demanda es imparable y hay más de 80 millones de pedidos en espera. El número de entradas vendido a visitantes extranjeros no fue revelado.

( Traducción de Jaime Arrambide)

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.