Cristóbal Colombo, el prodigio del esquí extremo: el niño de 13 años que sorprende de Lake Thoe a Bariloche

Crédito: Julián Lausi
Tomás Luiggi Arias
(0)
7 de diciembre de 2018  • 12:59

Nació el 31 de julio de 2005, en Lake Tahoe, Estados Unidos, donde comenzó a practicar esquí a muy temprana edad. Vive en Bariloche y toda su familia está relacionada al deporte. La de Cristóbal Colombo es la historia de un niño que esquía como el más grande. Tras dar sus primeros pasos en un rincón al norte de Estados Unidos, entre California y Nevada, famoso por su gran lago, sus pistas de esquí y su centro invernal, ahora brilla en las montañas argentinas.

Cristobal vivió en Lake Tahoe hasta los 5 años de edad, junto a sus padres que siempre los incentivaron y educaron en torno al deporte. Allí, iba a una escuela en donde aprendió mucho sobre nieve y sobre montaña, porque a diferencia de otros deportes de acción (skate o surf), la montaña tiene muchos secretos que todo esquiador debe conocer, dada su inmensidad y sus peligros. Contexto similar al que viven los surfistas en relación con el mar: deben conocer sus muchas mañas.

Crédito: Julián Lausi

Cristóbal, también conocido como "Tobal", es un chico respetuoso y aplicado en la escuela. Tiene 13 años y es el mayor de tres hermanos. Atrás lo siguen: Tristán que también esquía, y su otro hermano varón, Marcus, un bebé de pocos meses.

Para "Tobal", alumno de la escuela San Patricio de San Carlos de Bariloche desde segundo grado, el esquí es su vida. Además de asistir diariamente al colegio, es alumno del Club Argentino de Freeski (CAF) donde fue desde que llegó al país. Sus padres, Lucas y Mercedes, hacen snowboarding desde toda la vida, y por eso inculcaron los valores del deporte en el mayor de sus hijos. De chico, "Tobal" iba atado a los arneses de los amigos de sus padres que le enseñaron a esquiar, y así fue evolucionando a pasos agigantados hasta lo que hoy podemos ver.

Ahora es corredor de una importante marca de indumentaria técnica para nieve y ya ha realizado viajes de freeride o esquí fuera de pista por toda la Patagonia, como si fuera un adulto en una carrera deportiva ya avanzada. Lo cierto es que la gente con la que viaja son amigos de confianza de sus padres en Bariloche, o lo hace con su compañero de equipo Iñaki Odriozola, otro joven talento barilochense, pero del snowboard. De esta manera, viaja junto con los adultos que lo cuidan a pesar de su temprana edad.

Lucas y Mercedes nunca forzaron en Cristóbal nada para que se dedicara al esquí, sino que el talento de este joven ha sido natural desde un comienzo. Mercedes es empleada de una inmobiliaria,mientras Lucas tiene una escuela de windsurf en Bariloche que funciona durante los veranos.

Crédito: Julián Lausi

En diálogo con "Tobal" acerca de sus cortos años en Sierra Nevada, cuando vivía en Estados Unidos, siente cierta nostalgia y recuerda lo que le gustaba de vivir allá. "En Lake Tahoe aprendí mucho, si bien era muy chico, en este deporte es esencial tener una buena base. Allá tenía el snowpark que era muy progresivo y me gustaría tener la posibilidad de usar uno así acá", dice, en una charla con LA NACION. Mientras, hace temporada doble durante los veranos, todos los años. Ahora, por ejemplo, viaja a un pueblo de los Alpes italianos llamado Livigno, ubicado en la provincia de Sondrio, en la región de Lombardia, a 2,250mts sobre el nivel del mar.

Las inspiraciones de "Tobal" son Oystein Braaten y Henrik Harlaut, dos freestyle skiers que siempre recomienda googlear y conocer, porque "son radicales y tienen un estilo para andar muy particular". Así como ellos, él no es un esquiador cualquiera, porque se dedica de lleno al freestyle, disciplina que implica hacer trucos sobre barandas en snowparks, saltando rampas y deslizándose sobre diferentes superficies y distintas direcciones, con sus tablas debajo de los pies, amarradas a sus botas duras.

Mientras disfruta de su juventud, haciendo lo más le gusta hacer, sueña en grande. Y espera participar alguna vez en los Juegos Olímpicos de Invierno.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.