Del River-Boca a la selección: la habitación de Andrada y Armani y el reencuentro de Montiel y Benedetto

Andrada, Marcone y Benedetto juntos en Boca y en la Selección
Andrada, Marcone y Benedetto juntos en Boca y en la Selección Crédito: Twitter Boca Juniors
Juan I. Irigoyen
(0)
21 de marzo de 2019  • 18:09

MADRID. - La capital de España se paralizó el pasado diciembre. Acostumbrados a exportar de buenas a primeras a las promesas emergentes del fútbol, la dirigencia sudamericana alcanzó el cénit de su torpeza: mandó a Madrid su tesoro más preciado, envidia del europeo futbolero: el clásico mundial entre River y Boca. La ciudad se emocionó, el oportunista merchandising lo agradeció. Souvenirs para todos los gustos, siempre con los colores de River y Boca, coparon los kioscos de la Castellana. El éxito fue rotundo, horas después de que finalizara el Superclásico de todos los tiempos, ya era imposible encontrar una bufanda que inmortalizara el recuerdo de partido más extraño del fútbol sudamericano. Triunfó el marketing, también el gobierno español, que movilizó a más de 4000 agentes de la policía para sellar la paz. Entonces, con los dirigentes atados a las condiciones europeas y las barras súper controlados, el foco quedó el césped del Santiago Bernabéu.

Y no decepcionó. El fútbol fue finito; las emociones, eternas. Se vibró, finalmente, solo en el campo. Alta tensión que dejó el gesto burlón de Benedetto a Montiel, las atajadas de Andrada y Armani y la corrida final del Pity Martínez, hoy todos juntos de nuevo en Madrid. Hay hinchas de River en Madrid que siguen rebobinando el gol del actual jugador del Atlanta United. Ayer, la camiseta con la banda roja fue la única que apareció por la concentración de la selección. Además, de la celeste y blanca, claro. El Pity fue uno de los más requeridos para las fotos por unos 20 seguidores. Fotos y autógrafos, paciencia y risas. El más solicitado, como no podía ser de otra manera, fue Messi. El capitán ni chistó: se pasó cerca de 15 minutos entre los fanáticos, que lo despidieron coreando su apellido.

Fuente: Archivo

Messi, presente la noche del 9 de diciembre en Chamartín, junto a su hijo mayor Thiago y sus socios en el Barça, Piqué y Jordi Alba, en un palco privado del Santiago Bernabéu, habló con sus nuevos compañeros en la selección de la final del Superclásico. "Se habló del tema, pero siempre con buena onda. ¿Cómo no se iba a decir nada?, pero un par de chicanas, nada más. El clima está siendo muy bueno", cuenta uno de los muchachos de Scaloni. La relación que podía guardar algún resquemor era la de Benedetto y Montiel. "No era mi intención burlarme de Gonzalo, con él está todo bien. No sabía como festejarlo y me salió así", se justificó, en su momento el delantero de Boca. "Fue un gesto feo", se quejó el de River. Todo olvidado en su regreso a Madrid. "Hablamos mucho entre nosotros de lo que pasó, pero todo con buena leche. Copado", explica una de los protagonistas, en diálogo con LA NACION.

El gesto de Benedetto tras abrir el marcador en la histórica final de la Copa Libertadores entre River y Boca; después, el Millonario dio vuelta el partido

00:08
Video

Armonía entre defensores y delanteros, compañerismo entre los arqueros. La última imagen del River-Boca, antes del gol de Martínez fue la de Andrada en el área de Armani. La última vez que compartieron un espacio fue en ese arco del Bernabéu. Hoy los dos comparten habitación, además de pasar toda la semana trabajando a la par junto a Marchesin y Musso. "Impresionante como se llevan, hasta duermen juntos", cuenta uno de los jugadores de la albiceleste sobre la relación entre los arqueros de River y de Boca. Imposible borrar el recuerdo del superclásico de todos tiempos, ayer separados entre vencedores y vencidos, hoy unidos en el compañerismo de la nueva selección de Scaloni.

El gol de Pity Martínez que selló la final en Madrid, el 9 de diciembre pasado; River se consagró campeón de América tras estar tres veces en desventaja contra su rival

00:19
Video

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.