El desafío de Jaguares es mantener la vara alta: ahora su desafío son los Reds