¿El peor mundial de atletismo de la historia o el más controlado?