Emiliano Buendía, el argentino que logró el ascenso a la Premier League por el que aún lucha Bielsa

Buendía festeja uno de los ocho goles que convirtió en el Championship
Buendía festeja uno de los ocho goles que convirtió en el Championship
Claudio Mauri
(0)
14 de mayo de 2019  • 23:59

En Mar del Plata quedaron los amigos de la infancia y los compañeros del Club Cadetes, del que se fue cuando tenía 11 años gracias a una prueba que Juan Esnaider le gestionó en la cantera de Real Madrid. Con el tiempo, el resto de su familia (padres, hermanos, tíos, abuelos y primos) también se instaló en España. El desarraigo ya no tuvo retorno para Emiliano Buendía (22 años), que tras pasar por Getafe, Getafe B y Cultural Leonesa,en julio pasado le dio un giro a su carrera. Se incorporó a Norwich, donde consiguió el ascenso a la Premier League por el que sigue batallando Marcelo Bielsa al frente de Leeds , que hoy disputará ante Derby County la segunda semifinal del Championship con la ventaja del 1-0 de la ida.

–Campeón y ascenso después de 46 fechas. Extenuante, como ganar una maratón.

–Nadie se imaginaba de que íbamos a conseguir el título, se dio antes de lo previsto, no era un objetivo tan primordial como para otros equipos más grandes. Es una categoría muy dura. Los que bajan de la Premier League tienen un muy buen presupuesto, mantienen jugadores e invierten mucho en contrataciones. Arman planteles muy competitivos. En principio estábamos detrás de los tres que habían descendido (Swansea, Stoke y West Bromwich), de Aston Villa, que había jugado los play-offs de la temporada pasada, y de Leeds, más desde la llegada de Bielsa, que le dio un plus al torneo.

–¿Cómo fueron esos dos días de festejo? ¿Algo especial, qué te sorprendió?

–-Conseguimos el título de visitante, lo celebramos en la cancha. Nos dieron el trofeo, nos prepararon el escenario. El rival nos hizo un pasillo, muy respetuosos, como son acá en general. Eso me sorprendió mucho. En Norwich recorrimos la ciudad en un ómnibus descapotable, fuimos al Ayuntamiento, un par de jugadores hablamos desde el balcón. Me sorprendió la cantidad de gente, terrible, no sabía que había tanta gente en la ciudad. Camino al estadio, donde hubo una comida con las familias del plantel, fue impresionante el cariño de los hinchas. Se disfrutó mucho.

–¿Qué balance hacés de tu temporada y qué diferencias encontraste entre la segunda división de España y la de Inglaterra?

–Me vi muy bien, me sentí cómodo y conseguí una adaptación más rápido de lo que pensaba. Tuve la continuidad y la confianza que un futbolista necesita. Fue mi mejor temporada en cuanto a goles (ocho), asistencias y minutos. De todos los campeonatos de segunda de Europa, el de Inglaterra es el más fuerte, por diferencia, y también le hace competencia a las primeras de otros países.

Pase de taco y definición

Pase de taco y definición - Fuente: YouTube

01:26
Video

–¿Cómo fue la adaptación a la vida en la ciudad?

–Bien, aunque es una cultura totalmente diferente. Empezando por el clima, que es más frío y en invierno anochece más temprano. En esa época hay menos vida social por la calle, sobre todo para salir a comer a un restaurante, cierran a las seis de la tarde. Por suerte, mi novia pudo venir con el bebé que nació en agosto en Madrid, de donde es mi pareja. Hicimos una vida más casera. La ciudad es chiquita, tranquila, linda. Está al Este, a dos horas en automóvil de Londres y a 20, 30 minutos de la playa. Yo fui a una de las playas, me gustó para un fin de semana, pero en cuanto lo comenté en el plantel me dijeron que había ido a la peor de todas, que las mejores están más al Norte.

–¿Te quedás a jugar la Premier League?

–Sí, me encantaría, será un sueño. Tengo contrato. Para mi gusto es la mejor liga del mundo, la más competitiva. Y será un placer hacerlo en el Norwich, por haber ascendido y el afecto que nos da la gente. Es un club humilde, muy familiar, la gente es súper-cercana, me ayudaron desde un comienzo. Los dirigentes no quieren que les pase lo de Fulham, que ascendió, se gastó 100 millones de libras y descendió. Norwich ya dijo que no va a gastar 100 millones en el mercado. No van a hacer ninguna locura con el dinero.

–¿Cómo te definirías? ¿Sos un media-punta, volante con llegada, carrilero?

–Naturalmente, siempre jugué más de enganche, detrás del N° 9. Me gusta estar en contacto con la pelota y asociarme. Profesionalmente jugué más volcado a la banda, con recorrido y ayuda defensiva. Pero en cuanto el equipo tiene la pelota intento ir por el medio, participar del juego y dar asistencias. Soy un futbolista de contextura más bien chica, tuve que hacer una buena preparación física para adaptarme al ritmo de los 90 minutos de las 46 fechas.

–Te debe estar envidiando Bielsa por estas horas.

–Sí, sí, obvio. Inclusive Leeds tiene más obligaciones que nosotros. Ojalá tenga la misma suerte que yo; va a ser difícil porque los equipos que llegaron a los play-off son muy buenos, tuvieron un buen nivel durante la temporada. Va a ser complicado y lindo para ver.

–¿Leeds fue uno de los equipos más ofensivos del Championship, el que más intentó jugar?

–Sí, me pareció uno de los equipos más fuerte de la categoría. Te das cuenta de que está en un nivel por encima de la mayoría. Debería llegar a la final, como lo hizo Aston Villa.

–¿Cómo se vivió en el ambiente futbolístico el caso del espía-gate y que haya devuelto un gol?

–Llama la atención, no solo acá, en todo el mundo. En los play-offs justo le tocó con el Derby County, al que espió, y eso aumentó el morbo. Lo viven como algo novedoso, si bien lo conocían, ahora se dan cuenta de cómo es realmente. Un loco por el fútbol. Que haya devuelto el gol para mí es un lindo gesto, un ejemplo, demuestra sus valores.

–¿El técnico de Norwich (el alemán Daniel Farke) les hizo algún comentario?

–Con el tema del espía, después de que Bielsa saliera a explicar públicamente cómo era su método, que estudiaba entre 40 y 50 partidos anteriores del rival, nuestro entrenador nos dijo "bueno muchachos, entonces nosotros tenemos que mirar entre 60 y 70 para superarlo". Lo comentó en broma, lo tomó como una anécdota.

–¿Qué recuerdo te quedó de haber jugado el Mundial Sub 20 para Argentina en 2015?

–Defender la camiseta argentina fue una de las cosas más lindas que me pasaron. También fue un orgullo jugar en los juveniles de España, país al que llegué de chiquito y que tanto a mí como a mi familia nos permitió crecer, empezando de cero. Fue lindo, pero con la camiseta argentina representó un plus. Cuando Humberto Grondona (el DT del Sub 20) me llamó y me dijo que quería contar conmigo, no lo pensé dos veces, tenía decidido elegir a la Argentina en el caso de que me tuvieran en cuenta. Lo del Mundial es una espinita clavada, una desilusión por cómo se dio el torneo (eliminación en primera rueda).

–Desde que te fuiste con 11 años a probar suerte en el fútbol español, ¿hubo alguna vez que pensaste extraño mucho, no aguanto, pego la vuelta?

–No, lamentablemente para mi familia, no. Desde chiquito tuve en claro de que quería jugar al fútbol. A los 11 años se me dio la posibilidad de ir a Real Madrid, no miré hacia atrás en ningún momento. Es más, me decían " che, Emi, llamá a tus viejos que te deben estar extrañando, quieren hablar con vos". Yo les decía " está bien, después los llamo"; solo pensaba en jugar al fútbol. Ahora que soy papá me pongo en el lugar de ellos y digo " qué pelotudo fui, pobres mis viejos". Pero bueno, uno era chico y consideraba que estaba ante la oportunidad de mi vida.

–¿Es una materia pendiente jugar en la primera división del fútbol argentino?

–Como hincha de River, desde chico decía que quería jugar un superclásico contra Boca. Tuve la suerte de estar en la final de la Copa Libertadores en el Bernabéu. Justo se dio que yo iba con compañeros de Norwich a pasar un fin de semana a Madrid. Era un viaje preparado con dos meses de anticipación. Y encima teníamos reserva en el mismo hotel de River. Una locura, se alinearon los planetas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.