Ahora, San Lorenzo se convirtió en un equipo muy sufrido

Empató 2 a 2 con San Martín, de San Juan, en el Gasómetro; en el final, se quedó con diez jugadores, por una seria lesión de Cerutti
Fernando Vergara
(0)
28 de agosto de 2016  

Fuente: LA NACION

Empieza el partido con una buena sensación. Un golazo de Fernando Belluschi parece resolverlo todo. Sin embargo, en un rato nomás, se desvaría San Lorenzo . Un joven de la casa, Ezequiel Montagna, a préstamo en San Martín, de San Juan , transforma el escenario con dos goles de colección. No baja nunca los brazos San Lorenzo. Logra empatar, con un penal de Blandi , que aprovecha un fallo polémico, por una caída de Merlini. Más tarde –siempre a pleno, siempre con adrenalina, siempre con tensión, nerviosismo y una buena dosis de pasión–, casi lo gana, con un cabezazo de Coloccini que chocó contra un palo. No afloja hasta el final el Ciclón. En el medio, se nota el mal estado físico de Ortigoza , sufre un posible desgarro Coloccini y, a 15 minutos del cierre, padece la salida de Ezequiel Cerutti , con una seria lesión en el tobillo derecho. Acaba el Ciclón con diez jugadores, con el corazón en la mano, todo un símbolo de un equipo que juega con todo y se queda con las manos casi, casi, vacías. Porque un empate con el noble equipo sanjuanino tiene sabor a poco.

Parece bien lejano aquel 29 de mayo en el que San Lorenzo finalizó su destacada participación en el torneo Transición, en la final contra Lanús. Se fue Pablo Guede, llegó Diego Aguirre y de movida, tanto la dirigencia como el cuerpo técnico, anunciaron los objetivos del semestre: proyectar y hacer trascender al club en el plano internacional. Pero el inicio no ha resultado fructífero para el conjunto de Boedo, con la derrota ante Banfield en la Copa Sudamericana. Anoche, frente a San Martín, las dudas volvieron: San Lorenzo sufre en defensa, algo que había evidenciado ante el elenco de Julio César Falcioni. Ezequiel Montagna, una astilla de su palo, prestado al equipo que dirige Pablo Lavallén, fue el encargado de darle su brillo a la noche fría y lluviosa.

San Lorenzo tiene fundamentos para creer en sus sueños: nadie duda de que cuenta con uno de los mejores planteles del fútbol nacional. Y como su objetivo principal en el semestre pasa por la Sudamericana, el duelo ante San Martín se mostraba óptimo para corregir movimientos. O al menos intentarlo.

En el encuentro de ida del torneo continental, ante Banfield martínhabía evidenciado muchas dudas en el fondo. El desquite ante el Taladro recién se jugará el 13 de septiembre pero el 0-2 encendió la alarma. Y anoche se acentuó. Para Aguirre son tiempos de búsquedas, de intentar que las piezas se vayan ensamblando, aunque el frenético calendario pocas veces lo permita. Los retoques son apenas los necesarios. El uruguayo entiende que un cambio brusco de nombres lo beneficiaría poco. O nada. “Tengo un plantel conformado y debo manejarme con inteligencia”, le confesaba a LA NACION a pocos días de su arribo al club.

Con Edgardo Bauza, técnico de la selección, en la platea, el Ciclón mostró que mantiene, a diferencia de varios de sus competidores, una base de nombres: 7 de los 11 del desenlace con el granate se repitieron en el debut doméstico: Torrico, Caruzzo, Más, Belluschi, Mussis, Cerrutti y Blandi.

Algo deja en claro el uruguayo: su equipo luce un ritmo menos frenético del que buscaba su antecesor Guede. El entrenador pretende que este tipo de partidos le brinden la posibilidad de mostrar su guión, de consolidar una idea. Aún con la ventaja de contar prácticamente con los mismos intérpretes del semestre inicial, otro asunto tiene claro San Lorenzo: darle identidad de equipo tras un cambio de timón no es una condición que aparezca como por arte de magia, en cuestión de semanas. Mientras, sufre. Sufre demasiado.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.