Otro adiós a la Copa: Racing luchó, pero perdió 2-1 con Atlético Mineiro

El conjunto brasileño se impuso con goles de Carlos y Lucas Pratto, al que Ibáñez le atajó un penal; Lisandro López anotó de penal para la Academia; habían empatado 0-0 en Avellaneda
Copa Libertadores Ronda de 16
  • P
Atlético Mineiro

Atlético Mineiro

  • P
Racing Club

Racing Club

El conjunto brasileño se impuso con goles de Carlos y Lucas Pratto, al que Ibáñez le atajó un penal; Lisandro López anotó de penal para la Academia; habían empatado 0-0 en Avellaneda
Gustavo Ronzano
(0)
4 de mayo de 2016  • 21:45

Racing perdió ante Atlético Mineiro y quedó eliminado
Racing perdió ante Atlético Mineiro y quedó eliminado Fuente: AP

BELO HORIZONTE - De pie, así se fue Racing de la Copa Libertadores . Puede dar fe Atlético Mineiro , que lo sufrió hasta el último instante. Y de pie vale la pena. De pie no es irse, de pie es haber estado como se debe estar. A la vez, la derrota se clava como un puñal, la caída por 2-1 lo dejó vacío de resultados, porque ya no hay espacio para el desquite ni para la vuelta de página. Se terminó una ilusión, la que cobijó durante todo el semestre.

Carlos Alberto Carvalho Da Silva Junior -o, simplemente, "Carlos"- sobresalió siempre como delantero de punta en las inferiores de Atlético Mineiro. Al llegar a la primera, más de una vez lo utilizaron como volante externo y eso les hizo poner los pelos de punta a los torcedores, que veían cómo se desperdiciaba a un goleador de raza. Anoche, sobre los 15 minutos de juego, el pibe les dio la razón con ese golazo que avivó el fuego de un estadio Independencia que ya estaba en llamas con tanto calor y tanto color en su contorno. Sin embargo, antes y después de ese gol, Racing tuvo un primer tiempo como para restregarse las manos y pensar rápidamente en la serie de cuartos de final contra San Pablo, que más temprano había terminado de despachar a Toluca, en México.

Con su postura ambiciosa, Racing se paró lejos de Ibáñez cada vez que pudo para mantener a los tres delanteros rivales fuera del área de servicio. Y encima tuvo intratable a Lisandro López , más allá del 1-1 que consiguió de penal, luego de una falta que le había cometido Donizete cuando el goleador se filtró sobre el costado izquierdo del área.

Racing no pudo en Belo Horizonte
Racing no pudo en Belo Horizonte Fuente: Reuters

El desafío estaba planteado para Racing, y la recompensa era grande. El empate sin goles en Avellaneda, un resultado que generó alguna incertidumbre, no asomó tan malo ni condicionó a la Academia en su postura. Es que el equipo ensayó una correcta lectura del presente del rival, un conjunto que impone condiciones cuando va hacia adelante pero que reduce su categoría al momento de tomar recaudos. Las turbulencias en la definición del campeonato estatal -en el que América lo doblegó en el cotejo de ida-, las dolencias físicas y musculares que arrastran algunas piezas (entre ellas Jesús Datolo ) y la indisciplina que dejó fuera del encuentro al ecuatoriano Cazares formalizan el debilitamiento de una estructura que hace un tiempo no les ofrecía oportunidades a los adversarios de su grupo, excepto al sorprendente Independiente del Valle, que eliminó anoche al campeón River y puso de rodillas al Galo en Ecuador.

Racing se atrevió y fue quitando efervescencia a un escenario incendiario, donde los hinchas de la Academia -alrededor de 3000 acompañaron al equipo- fueron reprimidos por la policía local. Jugó con personalidad, desprovisto de todo condicionamiento. El marco no le pesó. Era Licha López el estandarte, la guía: con sus movimientos complicaba a la defensa y generaba espacios para sus compañeros. Ponía a disposición del equipo la inteligencia de un delantero que se graduó en su paso por Europa.

Ese bombazo de Pratto que se estrelló en un ángulo en el inicio del segundo tiempo no sólo fue el preámbulo de la presión que iba a ejercer el local, empujado por la necesidad. Fue también el inicio del golpe por golpe, para el que entró Bou primero, Milito más tarde y Pereyra sobre el final. Racing fue y quiso, insitió y merodeó el segundo gol. Pero no hubo caso y el que convertió, de nuevo, fue Mineiro, mediante un estupendo cabezazo de Pratto -jugó y contagió cuando su conjunto flaqueaba en lo anímico-, que tuvo ayuda en la indecisión de Ibáñez.

El ida y vuelta se llenó de nervios, igual que todo Belo Horizonte en una noche de alto voltaje. La mano de Nicolás Sánchez dio paso al penal que no logró convertir Pratto , e Ibáñez se encargó de ponerle puntos suspensivos a un partido decididamente electrizante de principio a fin.

El primer gol de Mineiro

El gol de Lisandro López

El segundo gol de Mineiro

jld

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.