Barcelona goleó 3-0 a Manchester United, con un Lionel Messi intratable, y accedió a las semifinales

Champions League Cuartos de final
  • 3
Barcelona

Barcelona

  • Lionel Messi /
  • Lionel Messi /
  • Philippe Coutinho Correia
  • 0
Manchester United

Manchester United

(0)
16 de abril de 2019  • 08:00

El Barcelona de Lionel Messi en su obsesión por conquista la Champions League no le da respiro a Manchester United, ya que desde el comienzo impuso condiciones para tratar de asegurarse el pase a las semifinales a la competencia que más seduce al conjunto catalán. Apareció el argentino, que en un puñado de minutos desanudó un juego que se presentaba intenso para el equipo español. Ahora, en semifinales se medirá con el ganador del cruce entre Porto y Liverpool.

El conjunto catalán supo aprovechar la ventaja de cara a la definición, después de haberse impuesto por 1-0 en Old Trafford por el gol de Luis Suárez, con la complicidad de Luke Shaw. Si bien la diferencia fue exigua, la superioridad del equipo de Ernesto Valverde fue absoluta y el conjunto inglés ni siquiera pudo patear al arco custodiado por Marc-André ter Stegen.

La partida en el Camp Nou parecía similar a la primera cita, porque Manchester salió dispuesto a equilibrar las cosas y a los 30 segundo del partido estrelló un bombazo en el travesaño tras un zapatazo de Marcus Rashford. No lo dejó acomodarse a Barcelona, lo ahogó y Paul Pogba se adueñó la mitad de la cancha. Pero toda esa furia encontró antídoto cuando apareció Messi.

Apenas una ráfaga de talento del rosarino fue suficiente. Primero apeló a todo su repertorio para dibujar una acción preciosa, con caño incluido, para sacar un zurdazo que buscó la base del palo derecho de De Gea y fue hasta el fondo de la red. Y dos minutos después volvió a dominar la pelota cerca del área del Munich, se hamacó para sacar un potente remate con la derecha, pero no tuvo mucha energía el disparo, sin embargo, a De Gea se le escurrió el balón por debajo del cuerpo y llegó el segundo tanto de Barcelona.

Con estos dos cachetazos de Messi (el resultado golbal es de 3-0) el partido pareció quedar casi sin demasiados argumentos para Manchester que sintió que el trabajo de torcer el rumbo era casi una tarea imposible.

La segunda etapa mostró en los primero minutos a Manchester nuevamente lanzado a tratar de acortar las distancias. Apenas duró un puñado de minutos la intención, porque Barcelona tomó el control del balón y enfrió todo intento. Se quedó con el dominio del balón y así alejó al rival de su arco.

Fue cuestión de que se propusiese el equipo de Valverde darle un nuevo golpe a su rival para que se terminase toda intención de los ingleses. Entre Alba y Messi se volvieron una pesadilla para Manchester y para terminar de cerrar una tarea contundente, se sumó Coutinho que no sólo estuvo claro para darle juego a Barcelona, sino que después marcó un golazo a la altura de la producción de su equipo: un bombazo de derecha buscó el ángulo izquierdo de De Gea que poco pudo hacer para detener semejante disparo.

El final del partido pudo haber mostrado un marcador más importante para Barcelona, sin embargo, el trabajo ya estaba hecho. La furia de Lionel Messi y la pincelada de Coutinho fueron demasiado para Manchester United.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.