Barovero, el único presente en todos los clásicos del ciclo Gallardo: "El mensaje de ganar como sea no es bueno"

Fuente: FotoBAIRES
El arquero disputó los siete partidos ante Boca desde la llegada del entrenador; horas antes de lo que puede llegar a ser su último clásico en el Monumental, cuenta cómo vive los momentos previos, habla de su continuidad y baja un mensaje para frenar las revoluciones
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
3 de marzo de 2016  • 09:30

"Trapito es de River, de River no se va". Las tribunas del Monumental hablan cada vez que Marcelo Barovero entra en el terreno de juego o se acerca a cualquiera de las dos cabeceras para pararse en el arco, su lugar en el mundo. Desde que llegó al club de Núñez, su presencia se volvió indispensable dentro del equipo titular –sin importar cuál sea el entrenador- y el arquero demuestra día a día su templanza ante las situaciones más difíciles. Tal es así que es el único jugador del ciclo de Marcelo Gallardo que disputó los siete clásicos oficiales ante Boca, donde recibió sólo cuatro goles, y desde su llegada al club en 2012 no faltó a ninguno de los once que se jugaron.

Fueron 585 minutos –ya que los 45 del segundo tiempo de la vuelta en los octavos de final de la Copa Libertadores no se jugaron- los que disputó Barovero ante Boca desde el primer clásico que dirigió el Muñeco aquel lluvioso 5 de octubre de 2014 que terminó en un empate 1-1. A partir de ahí, el arquero se volvió pieza clave para las series de los dos torneos internacionales que obtuvo River enfrentándose a su máximo rival.

"Bastante respeto nos hemos tenido adentro de la cancha, más allá de las disputas. Tenemos que tratar de jugar lo más leal posible. Es una responsabilidad brindar una buena imagen y nosotros siempre hemos aceptado que podemos ganar o perder" (Marcelo Barovero).

"Es una semana linda para vivir y para disfrutar más allá de lo que esté pasando con el equipo rival. Tenemos que pensar en nosotros para ganar otra vez, seguir creciendo y encaminarnos en el campeonato porque estamos un poco atrás. En general siempre estos clásicos hay que tratar de ganarlos sí o sí, como pide la hinchada, pero nosotros somos los protagonistas y tenemos el compromiso y la responsabilidad de tratar de hacer las cosas como pide el técnico para darle una alegría a nuestro público. Pero sabemos que si no intentamos jugar, va a ser mucho más difícil porque el mensaje de ganar sea como sea no es bueno ni para nosotros ni para la gente por la ansiedad con la que se vive el partido", explica Barovero.

En total, Trapito disputó 945 minutos ante Boca desde su llegada a River y recibió nueve goles, todos ellos por el torneo local. Sólo en dos ocasiones le convirtieron más de uno: en la fecha 12 del Torneo Inicial 2012, su primer clásico, cuando igualó 2-2 en el Monumental; y en la fecha 11 del Campeonato 2015, en la caída 2-0 en la Bombonera. Luego, en los cuatro por torneos internacionales, mantuvo la valla invicta. A su vez, le patearon dos penales: el primero lo convirtió Santiago Silva en el Inicial 2012 y el segundo se lo detuvo a Emmanuel Gigliotti, en el encuentro de vuelta de las semifinales de la Copa Sudamericana. En total, acumula tres triunfos, cinco empates y tres caídas.

"Desde que llegué al club he jugado más de veinte clásicos en tres años y medio y bastante respeto nos hemos tenido adentro de la cancha, más allá de las disputas y de todo lo que se genera. Nosotros miramos hacia adentro, tratamos de dar lo mejor y jugar lo más leal posible. Hay muchas cosas en juego pero estamos dando el espectáculo más importante que tiene el fútbol argentino", reflexiona el arquero de River, quien no recibió ninguna tarjeta en los once partidos que jugó frente al club de la Ribera. "Es una responsabilidad brindar una buena imagen, nosotros siempre hemos aceptado que podemos ganar o perder. Hemos jugado mucho, con muchos roces y peleando cosas importantes. Tenemos que tratar de llegar a buen puerto, más sabiendo todo lo que pasó en el verano y lo difícil que es con todo el entorno que se genera".

Más allá del tinte emotivo por la importancia de los clásicos que se han disputado en los últimos tiempos, ambos equipos no han mostrado un nivel futbolístico alto y, por momentos, las ganas y el empuje superaron al juego. Barovero lo sabe y explica cómo debe hacer el equipo para aislarse y jugar: "Hay que intentar controlar la adrenalina por la necesidades. A veces es muy complicado hacerlo con todas las presiones... y eso que van solo van cinco fechas, pero un mal arranque, como tuvimos los dos equipos, te hace llegar así. Pero el fútbol argentino se vive de esta manera y hay muchas cosas en juego. Nosotros tenemos que estar por encima de eso. Hay que bajar las revoluciones a la hora de tener la pelota, tratar de darle mejor dirección y buscar a los compañeros. Es complicado pero tenemos que hacerlo. Ya lo hemos mostrado en otros momentos más allá del entorno. Si intentamos jugar, es mucho más sencillo llegar a un buen resultado".

Desde que debutó en River en agosto de 2012, Barovero disputó once partidos ante Boca y recibió nueve goles, todos en el torneo local. Mantuvo la valla en cero en los cuatro partidos de los cruces internacionales por Sudamericana y Libetadores. No recibió tarjetas y nunca fue reemplazado.

La continuidad de Trapito es una incógnita en Núñez y un dolor de cabeza para el DT. En un puesto difícil, el arquero nacido en Porteña, un pequeño pueblo de Córdoba, lleva 152 partidos jugados desde su debut el 11 de agosto de 2012 ante Estudiantes en La Plata por la segunda fecha del Torneo Inicial. Desde aquel día, se ha convertido en uno de los referentes del plantel y uno de los jugadores más queridos del público, que día a día le reclama por su continuidad.

"Es complicado. Estoy viviendo un semestre raro y distinto desde lo emocional, pero cuando arrancó lo individual quedó en segundo plano más allá de todo lo que me toca vivir en cada partido, principalmente en nuestra cancha. Son muestras muy fuertes, muy grandes de parte de la gente", cuenta Barovero, quien deja abierta la puerta de la continuidad. "Es un poco difícil o raro pensar que cambie la decisión pero siempre uno va a dejar un margen de posibilidad. Cuando se termine esta parte del año, tomaré la decisión final. Hoy por hoy, más allá de todo, se me hace difícil pensar en lo mío porque estamos metidos en lograr cosas grupalmente. Ya habrá tiempo", explica el arquero. Todo River lo espera.

El resto del plantel: Mora, el más utilizado por Gallardo ante Boca

Tras el capitán millonario, son tres los jugadores que tan sólo faltaron a un clásico desde que Gallardo es el entrenador y Rodrigo Mora encabeza la lista con 492 minutos. El uruguayo no estuvo en el partido de ida de las semifinales de la Copa Sudamericana debido a una afección intestinal y en la vuelta fue reemplazado a los 41 minutos del complemento por Fernando Cavenaghi.

En segundo lugar está Leonel Vangioni , también con seis partidos -440 minutos-, ya que en el primer encuentro del ciclo salió reemplazado por Lucas Boyé en el entretiempo y faltó al último debido a un desgarro en el gemelo derecho. El lateral izquierdo recibió cuatro amarillas. El tercero es Leonardo Ponzio , emblema en los clásicos, quien también disputó seis juegos -425 minutos-, fue amonestado en cuatro, salió reemplazado en dos y fue suplente en el partido que se disputó en la Bombonera el año pasado por el torneo local.

Sin lugar a dudas la gran ausencia de los últimos clásicos es Leonardo Pisculichi . El enganche, quien tuvo una participación estelar convirtiendo el único gol en la semifinal de la Copa Sudamericana, sólo jugó los partidos del 2014 y luego fue suplente en los cuatro del 2015. Esta vez, quedará afuera debido a una distensión en el bíceps femoral de la pierna derecha.

La lista completa de los jugadores que continúan en el club

  • Marcelo Barovero: siete partidos (585 minutos).
  • Rodrigo Mora: seis partidos (492 minutos).
  • Leonel Vangioni: seis partidos (440 minutos).
  • Leonardo Ponzio: seis partidos (425 minutos).
  • Jonatan Maidana: cinco partidos (390 minutos).
  • Gabriel Mercado: cuatro partidos (315 minutos).
  • Emanuel Mammana: cuatro partidos (312 minutos).
  • Sebastián Driussi: cuatro partidos (210 minutos).
  • Gonzalo Martínez: cuatro partidos (150 minutos).
  • Leonardo Pisculichi: tres partidos (200 minutos).
  • Camilo Mayada: dos partidos (19 minutos).
  • Milton Casco: un partido (90 minutos).
  • Éder Álvarez Balanta: un partido (90 minutos).
  • Lucas Alario: un partido (90 minutos).
  • Luis González: un partido (54 minutos).
  • Tabaré Viudez: un partido: (35 minutos).

jpb/gs

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.