Chelsea festejó sobre la hora y extendió la maldición de Benfica

En el segundo minuto de alargue, Ivanovic puso el 2-1 y los ingleses se quedaron con la Europa League; los portugueses volvieron a perder una final europea
(0)
15 de mayo de 2013  • 18:27

AMSTERDAM.- Contra lo que fue el trámite del partido, Chelsea derrotó 2-1 a un gran Benfica, y se consagró campeón de la Europa League, en la final jugada en Amsterdam. El español Fernando Torres y el serbio Branislav Ivanovic, en el minnuto 92, anotaron los goles del equipo inglés, mientras que el paraguayo Oscar Cardozo había empatado de penal.

Alarma para Sabella: Garay se fue lesionado a 13 minutos del final

Comenzó más agresivo el equipo luso, que contó con la presencia de los argentinos Garay (se retiró lesionado a a falta de 13 minutos), Enzo Pérez, Nico Gaitán y Salvio (Aimar estuvo en el banco). Banfica tuvo un mayor control de la pelota y más ocasiones ante el arco defendido por el checo Petr Cech. Pero la intensidad duró sólo 20 minutos. Después, Chelsea se sintió cómodo, con sus estilo expectante. En el minuto 38, el equipo inglés recién tuvo su primera ocasión clara de gol, cuando el capitán Frank Lampard sacó un gran disparo desde afuera del área, pero el arquero Artur mostró muy buenos reflejos y sacó la pelota al córner.

El grito de campeón de Ivanovic
El grito de campeón de Ivanovic Fuente: AP

El segundo tiempo comenzó igual, con Benfica mejor parado y los londinenses menos dinámicos, al punto que Benítez les hacía señas para que se animaran. Y hasta Cardozo gritó un gol que fue anulado por fuera de juego. Sin embargo, el fútbol, dicen, no tiene lógica. En el 59, Cech lanzó una pelota con la mano tras una ocasión de los lusos y, en un fallo increíble, el zaguero Luisao dejó solo a Torres, quien puso el 1-0.

Curioso: Chelsea es el campeón vigente de la Europa League (2012/13) y de la Champions League (2011/12), a la espera de la final de la UCL

Después, en el 68, el defensor español César Azpilicueta cometió una clara mano en el área, y el árbitro decretó penal en el que el delantero guaraní Cardozo no perdonó a Cech. Después se dio cierto equilibrio, pero con Benfica más lúcido. Pero, la suerte estuvo por completo del lado inglés y la maldición de Guttmann volvió a decir presente. De cabeza, Ivanovic logró el inmerecido 2-1 ante un rival que no cesó de atacar hasta el instante final.

EL GOL AGÓNICO DE IVANOVIC

LA MALDICIÓN DE BÉLA GUTTMANN

"Benfica no volverá a ser campeón europeo sin mí. Me voy". Así, Béla Guttmann dio el portazo y dejó Benfica, tras no llegar a un acuerdo salarial. Desde 1962 hasta la fecha, Benfica acumula siete finales europeas con resultado adverso. Ante Chelsea, y en el minuto 92, "La maldición de Guttmann" lo hizo de nuevo.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.