Borghi: "Ante España, Bielsa no cambiará su forma de juego"

El técnico de Boca analizó para canchallena.com el partido decisivo entre Chile, donde jugó y fue entrenador, y la Furia española; "En este Mundial no he visto ningún partido fácil", dice el Bichi, que elogió los cambios de Maradona.
Mauricio Giambartolomei
(0)
25 de junio de 2010  • 10:58

Cerca de la concentración argentina, en Pretoria, un argentino conocido por todos intentará meterse más adentro en la historia futbolera de Chile. Marcelo Bielsa se jugará hoy, ante España, la clasificación a los octavos de final del Mundial de Sudáfrica, que aún no tiene asegurada a pesar de haber ganado los dos partidos que disputó. Cosas raras las que les suceden al rosarino en los mundiales si se recuerda -¿como no?- la eliminación en primera rueda en 2002 con la Argentina. Esta vez, un empate lo ayudará y pondrá a los trasandinos en la próxima instancia.

España tiene que ganar para asegurarse la permanencia en el torneo al que llegó como favorita. Otras variantes en los resultados podrían alterar la continuidad de uno u otro. A la misma hora, y también con el objetivo de octavos, Suiza enfrenta a la cenicienta del Grupo H, Honduras, que sufrió la contundencia del goleador español David Villa, autor de los dos goles de su equipo en la victoria del lunes pasado.

Después de ese partido, en el inconciente colectivo crecieron las chances de España y disminuyeron las de Chile. Pero, ¿puede España ganarle tan fácilmente a Chile? "En este Mundial no he visto ningún partido fácil. Hay que ver dos cosas: si España tiene el temple para demostrar que está para campeón del mundo y si Chile despierta y se transforma en un equipo que aspira para mucho más", le dijo Claudio Borghi a canchallena.com en Pilar, donde prepara a su Boca para el Clausura post-mundialista.

El director técnico de Boca, campeón con Argentinos Juniors, conoce el fútbol chileno. Allí desparramó rabonas en varios equipos (Colo Colo, Audax Italiano, O´Higgins y Santiago Wanderers) y se formó como entrenador. Debutó en el banco de Audax Italiano y logró el primer tetracampeonato en la Primera División de aquel país al frente de Colo Colo. Los títulos le abrieron las puertas argentinas, primero en Independiente, luego en Argentinos, y ahora en Boca.

"Chile tenía objetivos diferentes como ganar un partido y ya ganó dos. España iba al mundial a salir campeón y creo que las obligaciones las tienen ellos. Se espera un partido bastante duro porque Bielsa no cambiará su forma de juego, saldrá a atacar lo que puede poner en aprietos a España, pero la peligrosidad de España le puede hacer pasar malos momentos a Chile. Da la impresión de que el que hace el gol gana", analizó Borghi.

La revolución chilena se plasmó de la mano de Bielsa aunque Borghi piensa que fue el resultado del trabajo de muchos entrenadores. El argentino dejó su sello y formó parte de la construcción de los nuevos cimientos del fútbol chileno. "Hace 10 años hubo un proyecto en común para no buscar más al biotipo de jugador ideal y dejar jugar a los buenos", contó. "Hay muchos equipos que invirtieron en la formación y captación de jugadores. Este momento, guiado por Bielsa, es un triunfo del fútbol en general. Creo que es un poco injusto esto de las evoluciones".

- ¿Chile tiene posibilidades de lograr la continuidad de este momento?

- Tiene jugadores para dos mundiales y podría hacer lo que hizo Francia cuando fue campeón en 1998 que hasta hoy le sacó el jugo a esos jugadores. Renovarse es muy importante, pero renovarse en el éxito es muy complicado porque a veces el éxito te obliga a mantener a varios jugadores. Creo que Chile, más allá del resultado que ya es muy bueno, tiene un futuro importante.

Con confianza, pero alertas. Hasta hoy el Mundial no lo atrapó a Borghi porque el verdadero Mundial "comienza en segunda ronda". La Argentina y Brasil son los dos equipos que más le gustaron, y se decepcionó con el fútbol de Inglaterra, Italia, Francia y Alemania. Tiene la esperanza de que España recupere el nivel que lo llevó a ser el candidato, no se sorprendió por la pobre participación de las selecciones africanas, pero si le resultó llamativo los problemas internos de Francia.

El Bichi integró el equipo campeón del mundo en México 86. Fue compañero de Diego Maradona en esa selección y, 24 años después, ambos están del otro lado. "Diego demostró buen ojo para hacer los cambios. Probó diferentes jugadores, no se notó la diferencia con los siete cambios contra Grecia y eso da mucha confianza al entrenador, porque sabe que puede elegir, y a los jugadores, porque saben que pueden estar en cualquier momento", dijo sobre su colega.

Los nueve puntos permitieron que la Argentina ganara el Grupo A aunque ésta no parece ser una ventaja porque en la llave aparecen rivales fuertes. Por eso Borghi pide atención: "El equipo está bien porque más allá de los resultados está el funcionamiento, que es bueno. Pero a partir de octavos a los partidos hay que tenerles más respeto que ninguno porque un error te deja afuera".

El gol de Palermo. Martín Palermo marcó el segundo gol de la Argentina contra Grecia. Este hecho no pasó desapercibido en el ambiente futbolístico y, mucho menos, en el mundo Boca. Claudio Borghi, su técnico, se refirió al tanto del histórico goleador xeneize.



Video

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.