Carlos Tevez no piensa en el retiro, pero le pesan las cuatro ocasiones perdidas

Tevez dejó pasar otra oportunidad para ganar la Copa, pero falló todo el equipo y él fue casi el único jugador rescatable junto con Izquierdoz
Tevez dejó pasar otra oportunidad para ganar la Copa, pero falló todo el equipo y él fue casi el único jugador rescatable junto con Izquierdoz Crédito: Mauro Alfieri / LA NACION
Pablo Lisotto
(0)
14 de enero de 2021  • 07:43

Para Carlos Tevez, la eliminación de la Copa Libertadores le genera un nuevo sinsabor. Otro. Siente que se le escapó una nueva oportunidad de concretar el gran anhelo que arrastra desde que en julio de 2015 dejó la comodidad del fútbol europeo para volver, con plena vigencia, al club de sus amores a intentar levantar una vez más el trofeo más importante del continente. Pero sumó otra amargura.

Tevez, uno de los más veteranos del fútbol argentino, cumplirá 37 años el 5 de febrero

La que se evaporó anoche fue su cuarta chance. En 2016 tuvo una muy mala noche en la Bombonera, frente a Independiente del Valle, y vio como el equipo ecuatoriano hizo historia al eliminar a Boca como visitante. En 2018, se quedó con el fastidio de jugar apenas 10 minutos en la finalísima madrileña contra el rival de siempre. Y un año más tarde, en las semifinales, sus sueños chocaron otra vez de frente con River. Y en esa misma instancia, en la edición 2020, el verdugo fue Santos. Aunque la palabra retiro no pasa por su cabeza y lo volverá a intentar este año. "Que el hincha se quede tranquilo, que hay Tevez para rato", declaró hace unas semanas.

Los rostros de desilusión resumen todo. Boca tenía grandes deseos de jugar otra vez la final de América. Pero al igual que en 2019, se quedó en la puerta. El único consuelo, que aún si termina con éxito tendrá sabor a poco, está a la vuelta de la esquina: ganarle a Banfield el domingo y alzar la Copa Diego Maradona. El equipo xeneize quedó a un escalón de una rápida posibilidad de revancha, después del doloroso tropiezo de 2018 frente a River, en Madrid. No pudo ser eso, ni tampoco resetear la cuenta que ya lleva 14 años y medio sin levantar el trofeo más deseado.

Tevez supera la marca de Lucas Veríssimo, del Santos, durante el partido de ida que disputan por la semifinal de la Copa Libertadores
Tevez supera la marca de Lucas Veríssimo, del Santos, durante el partido de ida que disputan por la semifinal de la Copa Libertadores Crédito: Mauro Alfieri / LA NACION

Los guiños históricos también formaban parte. Porque enfrente esperaba Palmeiras, el rival frente al cual comenzó la épica azul y en este milenio. Primero en la final de 2000, y un año después en semifinales. Todo quedará en manos de Brasil: la sede de la final, el Maracaná, y el campeón (el Verdao o Santos). Santos se cobró revancha de lo ocurrido en la final de 2003, donde Boca se había coronado en suelo brasileño con un contundente 5 a 1 global, en donde brilló un joven Carlos Tevez, que ya a los 19 años prometía todo lo que cumplió durante sus 18 años de carrera (y contando).

La sociedad que en 2007 conformaron Russo en el banco y Riquelme en el campo, y que ahora se repitió, pero con Román como vicepresidente segundo de la institución y presidente del Consejo de Fútbol no pudo repetir el éxito de entonces. El "factor Russo" no fue garantía de éxito. El hecho de haber ganado la última Libertadors que el club sumó a sus vitrinas en 2007 le ofrecía ese crédito. Pero no pudo ser. El DT se quedó a un peldaño de emular a Carlos Bianchi en eso de dirigir todos los partidos posibles de la Copa Libertadores en dos ciclos. El Virrey fue bicampeón en 2000 y 2001, repitió en 2003 y fue subcampeón 2004.

Tevez demostró que se mantiene vigente en lo futbolístico y fue la llave del triunfo en muchas oportunidades
Tevez demostró que se mantiene vigente en lo futbolístico y fue la llave del triunfo en muchas oportunidades Crédito: AP Photo/Andre Penner, Pool

A nivel dirigencial también se viven horas de desilusión. Después de un año complicado por el contexto de pandemia y sus consecuentes cuarentenas y cese de actividades, arrancar 2021 con una clasificación a la final de América hubiera sido tomado como una buena señal. No sólo por lo deportivo, sino porque además la derrota en semifinales le impide al club sumar a las arcas de Brandsen 805 US$ 6.000.000 extras y la posibilidad de sumar siete millones de dólares más en caso de consagración. La cifra recibida en concepto de premios se cerró en US$ 7.550.000.

"¡Vamos que nos quedan tres partidos!", había gritado Tevez y todos sus compañeros la noche que derrotaron a Racing y avanzaron a las semifinales. Errores propios y virtudes ajenas le impidieron al equipo seguir subiendo peldaños y quedarse en la puerta de lo que hubiera sido su tercera final de América en nueve años. Con esta nueva frustración, esa obsesión llamada Copa Libertadores sigue en la columna del debe.

El resumen de una derrota dolorosa

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.