Cómo afronta Patricio Loustau una misión imposible: hacer el partido perfecto en Boca-Central

Patricio Loustau y un gran desafío en Boca-Central
Patricio Loustau y un gran desafío en Boca-Central Fuente: Archivo
Tras los errores de Diego Ceballos en la final de la Copa Argentina 2015, el árbitro de esta noche tendrá una exposición muy superior a la habitual; el objetivo: pasar lo más inadvertido que pueda
Pablo Lisotto
(0)
2 de noviembre de 2016  • 07:00

CÓRDOBA - Dos equipos, 22 futbolistas y cerca de 50.000 espectadores en el estadio Mario Kempes. Sin embargo, todas las miradas estarán puestas en una sola persona, que durante 90 minutos tendrá un desafío mayúsculo y una misión prácticamente imposible: ser infalible.

Desde las 21.10, cuando la pelota comience a rodar entre Boca y Rosario Central , por los cuartos de final de la Copa Argentina , Patricio Loustau será, aún a pesar suyo, el gran protagonista de la noche cordobesa. Porque además de los que coparon el Kempes, habrá millones que seguirán su accionar casi con lupa, y con ventajas tecnológicas, por TV.

No es su responsabilidad semejante estrellato. Pero sucede que pasaron 364 días de la final de la Copa Argentina 2015, y sin embargo aquellos errores del árbitro Diego Ceballos (sancionó con penal una falta de Paulo Ferrari sobre Gino Peruzzi que había sido afuera del área y convalidó un gol de Andrés Chávez en posición adelantada) siguen tan vigente como entonces. Incluso a pesar de que entre un partido y otro se repiten menos de la mitad de los protagonistas. Peruzzi, Tobio, Pablo Pérez y Tevez en Boca, y Salazar, Villagra, Montoya, José Luis Fernández y Marco Ruben en Central. Y Eduardo Coudet, que a diferencia de Rodolfo Arruabarrena, logró mantener su cargo de DT.

La gente le tiene más tolerancia a un futbolista que falla sobre la línea que a un árbitro que le pifió al cobrar. No pretendo que se cambie, sino que se entienda que el referí también puede fallar
Patricio Loustau

Apenas se enteró de la designación, Loustau se refirió con alegría a la inevitable exposición que tendrá esta noche: “Estos son los partidos que todos soñamos dirigir. Estoy feliz con las designaciones porque me siento valorado”, le confesó hace unos días a Fox Sports. Y agregó: “Seremos el tercer equipo en salir a la cancha. Vamos a desarrollar una estrategia para tratar de dirigirlos pensando que son dos equipos importantes que van a salir a ganar. Permítanme que tenga la esperanza de que puede ser un lindo partido.”

Luego, en el programa Closs Continental fue más específico: “Salgo a la cancha a buscar ser justo, y más en un partido de semejante magnitud. Esa es la búsqueda del árbitro: en cada situación de juego darle a cada uno lo que le corresponde ". Y amplió: “El árbitro no es protagonista por sacar tarjetas, pero hay momentos que lo ameritan. Está la chance de que salga un partido a la altura de la capacidad de los protagonistas. Pueden brindar un buen espectáculo. Percibo que será un encuentro en el que los dos van a ir a buscar y a ganar. Tienen la chance de poder jugar bien al fútbol y ésa debe ser la búsqueda", agregó Loustau.

Patricio Loustau y un gran desafío en Boca-Central
Patricio Loustau y un gran desafío en Boca-Central Fuente: Archivo

El mensaje no es nuevo. La actual es la vereda por la que camina el árbitro desde hace años. “No acepto que los futbolistas y entrenadores digan que se perdió porque el árbitro cobró o no un penal, expulsó bien o mal a un jugador. Si pasa, o sea que el árbitro se equivoque, los jugadores deben estar preparados para dar vuelta la historia”, le dijo Loustau a la revista El Gráfico, en una entrevista realizada en 2012.

“Si podés jugar ante 50.000 personas, estás capacitado para revertir un resultado por un error del árbitro. Hay que entender que un día, un equipo puede perder por un penal que no fue, supongamos, y que el error del referí, siempre involuntario, forma parte del juego”, agregó.

Las estadísticas, tan frías como inapelables, dejan bien posicionado a Loustau ante ambos equipos. De las 30 veces que él lo dirigió, Boca ganó 12 partidos, igualó 9 y perdió 9, mientras que a Central lo arbitró en 17 ocasiones, con 8 triunfos, 6 empates y tres derrotas.

De todos modos, los últimos antecedentes no son tan favorables para los xeneizes. En los últimos partidos, Loustau le expulsó a siete jugadores y le cobró cinco penales en contra. En cambio, con este juez Rosario no pierde desde hace dos años (tres victorias y dos empates).

En aquella misma entrevista con El Gráfico, el juez de esta noche consideró: “La gente le tiene más tolerancia a un futbolista que falla un gol sobre la línea que a un árbitro que le pifió al cobrar. No pretendo que se cambie, sino que se entienda que el referí también puede errar entre tanta toma de decisiones”.

De eso también se tratará el partido de esta noche entre Boca y Central, en el que Loustau intentará resolver de la mejor manera su misión imposible.

pl/gs

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.