Copa América: Franco Armani, de villano amonestado a héroe por atajar un penal

Fuente: Reuters
(0)
19 de junio de 2019  • 22:20

Con cada partido de la selección se enciende el debate y entre los máximos apuntados aparece Franco Armani. De la responsabilidad en algún gol a si sus respuestas resultan menos efectivas que en River, donde es prácticamente inquebrantable. Y con Paraguay, por la segunda fecha del Grupo B de la Copa América de Brasil, los focos volvieron a instalarse sobre la figura del casildense. Villano en el primer tiempo y héroe en el complemento.

Armani se arroja sobre la izquierda y ataja el remate de Derlis González
Armani se arroja sobre la izquierda y ataja el remate de Derlis González

Esta vez, el latigazo de Richard Sánchez, que viajó junto al poste izquierdo, después del desborde de Miguel Almirón, no se ajustó como el eje de las discusiones; la tarjeta amarilla por la infracción sobre Derlis González, después de intentar controlar con el pie derecho la pelota fuera del área, expuso que el arquero siente una presión desmedida por enseñar sus credenciales cada vez que se viste con la camiseta de la Argentina.

La jugada de riesgo de Armani

01:45
Video

El foul de Armani generó la amonestación y la protesta de los futbolistas paraguayos sobre el árbitro Wilton Sampaio, ya que consideraban que la infracción era merecedora de la tarjeta roja. El brasilero no dudó sobre la determinación y tampoco tuvo necesidad de consultar el VAR para revisar la polémica acción.

Si la carrera por el arco entre Armani y Esteban Andrada, de Boca, todo un superclásico entre guardavallas, se ofrecía como una disputa y una elección que podía provocar dudas en el entrenador Scaloni, la lesión del arquero xeneize -una sinovitis en la rodilla- le allanó el camino a quien se destaca con su seguridad bajo el mando de Marcelo Gallardo, pero que siempre es observado cuando toma el control de arco argentino.

Otamendi le cometió penal a Almirón; Armani se vistió de héroe al contener el remate

01:50
Video

Con el empate de Messi, de penal, la ilusión tuvo un instante de zozobra, cuando Nicolás Otamendi cometió una falta dentro del área que desdibuja la pretendida categoría de zaguero líder de la defensa. Derlis González tomó la responsabilidad de lanzar el penal y en un momento crítico del equipo, porque la Argentina insinuaba una reacción, tras la igualdad, la figura de Armani se agigantó para contener el remate, que viajó junto al poste izquierdo. La atajada significó un desahogo para el casildense, que celebró con furia y llevándose el dedo indice a la boca, hizo el típico gesto de quien desea acallar las críticas que lo envuelven cuando defiende la valla de la selección.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.