Copa Libertadores. La tarde en la que Agustín Rossi se ganó al hincha de Boca

Agustín Rossi tapa el tiro libre de Pity Martinez en la gran final
Agustín Rossi tapa el tiro libre de Pity Martinez en la gran final Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi
Pablo Lisotto
(0)
11 de noviembre de 2018  • 18:26

Tantas veces fue criticado. Tantos murmullos había levantado a lo largo de toda esta Copa Libertadores . Y en la primera gran final de América ante River , Agustín Rossi tuvo una tarde que esperó durante muchísimo tiempo. Fundamental para que Boca construyera desde la seguridad que transmitió su arquero, sobre todo en momentos donde el local no jugaba bien.

Su carta de presentación, de mostrarle a toda la Bombonera que estaba muy mentalizado para este desafío gigante, se dio rápido. Apenas se jugaban 5 minutos y el chico de 23 años sacó de su ángulo izquierdo un tiro libre de Gonzalo Martínez. El estadio bramó para agradecerle esa volada. Solo 10 minutos después, volvió a volar sobre su izquierda, esta vez abajo, junto al palo, para desviar con lo justo un cabezazo dificilísimo de Borré, luego de un centro perfecto de Casco.

No solamente tuvo esas intervenciones destacadas. Rossi estuvo muy seguro en cada centro. En cada ocasión en la que la jugada requería de su presencia. Porque salió a achicar muy bien ante un ataque de Borré que de todas maneras se invalidó por posición adelantada del colombiano. Y tuvo la lucidez necesaria para acomodar bien su rodilla derecha y evitar el que hubiera sido el 2-1 de RIver, en una jugada en la cual el Pity Martínez casi le convierte a Boca un gol muy similar en su estadio por tercera vez consecutiva.

No pudo hacer nada en la rápida definición de Pratto para el 1 a 1 y el roce de la pelota en Izquierdoz, en el centro que derivó en el 2 a 2 de River, lo desacomodó cuando la pelota parecía irse junto a su palo derecho.

Tal vez, en los últimos minutos, arriesgó más de la cuenta con una excursión hasta la mitad del campo xeneize, que culminó con un pase rasante a un compañero que casi intercepta un rival. Pero en la urgencia de Boca por ir a buscar la victoria, vale.

No la pasó bien Rossi en esta Libertadores. En la etapa de grupos, una buena salida suya ante Palmeiras para interceptar un ataque, pero su falta de reacción para volver rápido al arco, sentenció el 2-0 para el conjunto brasileño que complicó mucho la clasificación xeneize a los octavos de final. Poco después, en Barranquilla y sobre la hora, cometió una pifia cerca de la línea de gol cuando el partido estaba 1 a 1 cuando una victoria de Junior dejaba eliminados a los de la Ribera. Esa noche, aún sin proponérselo, jugó con el corazón de todos los hinchas de Boca.

"Pareciera que todos estamos esperando un error de Rossi. Lo saco para evitar eso. Lo considero un arquero con un gran futuro. Ahora Boca tiene dos arqueros de selección", explicó Guillermo Barros Schelotto cuando decidió reemplazarlo por Esteban Andrada. Pero cuando el exLanús quedó marginado por una fractura de mandíbula y el club fue a buscar a Carlos Lampe, el mismo Mellizo salió a respaldarlo: "Mi arquero titular es Rossi".

Aun cuando jamás comprendió por qué había perdido la titularidad, Rossi se preparó para tener su revancha. Tuvo personalidad en el desquite con Cruzeiro en Belo Horizonte (hasta evitó el segundo gol de los locales tirándose a barrer con los pies), y transmitió seguridad en los dos partidos con Palmeiras, sobre todo cuando el Verdao fue con todo a ganarlo en su estadio.

El empate puede generar una mueca de frustración en el Mundo Boca. Sin embargo, la gran noticia es que el arco dejó de ser un asunto de diván para los mellizos Barros Schelotto. Y, por su actuación de este domingo, Agustín Rossi tiene ganada la chance de salir al campo de juego del Monumental como titular, a intentar contribuir desde su rol a que el xeneize busque una consagración histórica.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.