Coronavirus. La FIFA reparte 1500 millones de dólares e insiste con que las eliminatorias sudamericanas empiecen en septiembre

Fatma Samoura (secretaria general) y Gianni Infantino (presidente) muestran el diploma que le otorga a Australia y Nueva Zelanda la sede del Mundial Femenino de 2023.
Fatma Samoura (secretaria general) y Gianni Infantino (presidente) muestran el diploma que le otorga a Australia y Nueva Zelanda la sede del Mundial Femenino de 2023. Fuente: AFP - Crédito: FIFA / BEN MOREAU
Alejandro Casar González
(0)
25 de junio de 2020  • 20:01

"El Consejo de la FIFA aprobó en forma unánime un plan de alivio por el Covid-19, que pondrá a disposición un total de US$ 1500 millones en tres fases", anunció el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, en relación a la enfermedad que se acerca a los 10 millones de contagios en todo el planeta. Como primera medida, cada asociación recibirá US$ 1,5 millones y deberá usar 500 mil dólares para potenciar el fútbol femenino.

Además, liberó todas las partidas destinadas a los programas FIFA Forward que cada asociación tenía aprobados con antelación. Y les permitirá destinar ese dinero a paliar los efectos de la pandemia, con la condición de que la mitad de ese dinero se invierta en fútbol femenino. Así, la AFA recibirá su millón y medio de dólares en los próximos días, que serán pesificados al valor del dólar oficial. Fue luego de que la FIFA adjudicara, este jueves, la sede del Mundial Femenino de 2023 a Australia y Nueva Zelanda, quienes le ganaron la votación a Colombia.

Con Megan Rapinoe como emblema, Estados Unidos se consagró campeona en el Mundial femenino de Francia 2019.
Con Megan Rapinoe como emblema, Estados Unidos se consagró campeona en el Mundial femenino de Francia 2019.

En el caso de que la AFA necesite mayor liquidez, podrá acceder a una línea de créditos sin interés lanzada por la FIFA para ayudar a mitigar los efectos de la pandemia. Según informó Infantino, cada país podrá pedir hasta un importe equivalente al 35% de su facturación anual auditada. El valor mínimo del préstamo es de medio millón de dólares, mientras que el máximo será de US$ 5 millones.

Este programa de ayudas, subvenciones y préstamos lanzado por la FIFA se suma al que en las últimas semanas aprobó la Conmebol, y que incluye la liberación de ingresos de TV para los clubes participantes, la disponibilidad inmediata de ingresos de los programas de desarrollo y US$ 600 mil para que cada país pueda implementar los protocolos de sanidad y de testeo de coronavirus que la propia Conmebol homologó. "Sí, algunos clubes y algunas asociaciones están bajo una real amenaza", dijo Infantino en la ronda de preguntas, que se realizó en la plataforma digital Zoom. "Hay poca certeza de cuándo el fútbol podrá volver allí", añadió el presidente de la FIFA en una sentencia que bien podría aplicarse a la Argentina, donde la pelota está parada desde marzo por culpa de la pandemia. Infantino también confirmó que parte del dinero puesto a disponibilidad del plan Covid-19 proviene de las reservas de la FIFA.

Además, Infantino informó que se mantiene la primera fecha de las Eliminatorias sudamericanas fijada para septiembre de este año. La Confederación Sudamericana (Conmebol) y la Asociación Europea (UEFA) serán las únicas dos que jugarán ese mes, ya que la pandemia de coronavirus obligó a la FIFA a postergar los partidos en el resto de los continentes. "De todas maneras, la decisión está sujeta a lo que digan las autoridades sanitarias", dijo el sucesor de Joseph Blatter al frente del fútbol mundial. Los principales dirigentes sudamericanos ya habían adelantado que sería la FIFA la encargada de definir cuándo se retomaría la actividad de los seleccionados.

Europa tiene varios países en los que la pelota volvió a rodar, mientras que los dos gigantes sudamericanos sufren por la pandemia. Argentina transita por un crecimiento de contagios y muertes, mientras que Brasil supera la barrera de los 1000 fallecidos por día. África, Asia, América Central, del Norte y el Caribe y Oceanía sí consiguieron la postergación de los partidos de septiembre. Esas cuatro confederaciones continentales apoyaron a Australia y Nueva Zelanda, candidatura que ganó el Mundial femenino. Y que recibió también el voto de Infantino.

Florencia Bonsegundo festeja uno de sus goles en el Mundial de Francia 2019, donde la Argentina quedó eliminada en la primera fase.
Florencia Bonsegundo festeja uno de sus goles en el Mundial de Francia 2019, donde la Argentina quedó eliminada en la primera fase. Fuente: AFP

Conmebol ya sabía que la FIFA mantendría la fecha como estaba estipulada, pese a que la pelota está parada en la Argentina desde marzo y ni siquiera se permiten los entrenamientos en grupos reducidos. Así, por más que la decisión tomada en los escritorios suizos hable del reinicio de la actividad tal como estaba previsto, serán el coronavirus y su evolución epidemiológica los que terminen inclinando la balanza. Si las fronteras aéreas están cerradas para minimizar el avance de la pandemia, por ejemplo, no habrá partido de fútbol posible. Por más que la FIFA los haya confirmado hoy en la lejana Zürich.

El tablero del poder

"Sí, me sorprendió", confesó Infantino cuando le preguntaron por el voto en bloque tanto de Conmebol como de la UEFA por la candidatura de Colombia para el Mundial Femenino de 2023. El país sudamericano recibió 13 votos, que no le alcanzaron para ganar porque Australia y Nueva Zelanda consiguieron 22 gracias al apoyo de América del Norte, Central y Caribe (Concacaf), Oceanía, Asia y África. La elección visibiliza una tensión que se inició a fines del año pasado y que ahora se explicita: hay una alianza estratégica y de trabajo entre Alejandro Domínguez, presidente de Conmebol, y Aleksander Ceferin, el presidente de la UEFA. Infantino está enfrente. Y cuenta como propios a los principales dirigentes africanos y asiáticos. Víctor Montagliani, el canadiense que maneja la Concacaf, le consiguió los votos que le faltaban.

Que los países de América del Norte hayan votado por Australia y Nueva Zelanda pese a su cercanía con Colombia y pese a que en los últimos años Estados Unidos y México compitieron a nivel selecciones en Copas América no deja de ser una sorpresa. Como tampoco lo es la sugerencia del propio Infantino a los integrantes del Consejo: el presidente de FIFA no desea más votaciones cerradas como la de hoy. Y que se hagan explícitas las voces discordantes (Conmebol había mandado una carta crítica hacia la FIFA por su evaluación negativa de la candidatura colombiana). Por eso, les ofreció que a partir de ahora sea el Congreso de la FIFA (con 211 miembros en lugar de los 27 del Consejo) el que resuelva quién organiza los mundiales femeninos. Ya lo hace para las Copas del Mundo de hombres. "No hay que diferenciar hombres de mujeres. Tendríamos que llevar esta decisión de la sede también al Congreso", sostuvo Infantino. Allí, en el Congreso, el voto de Namibia es igual que el de Inglaterra, Brasil o Argentina. Y hay muchos más países que necesitan de la ayuda financiera para subsistir.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.