Defensa hizo historia y llegó a su primera final internacional con una goleada ante Coquimbo

Braian Romero festeja uno de sus goles para Defensa y Justicia, que está en la final de la Copa Sudamericana tras golear 4-2 a Coquimbo.
Braian Romero festeja uno de sus goles para Defensa y Justicia, que está en la final de la Copa Sudamericana tras golear 4-2 a Coquimbo. Crédito: Mauro Alfieri/Pool Argra
Alejandro Casar González
(0)
16 de enero de 2021  • 22:58

Hay mil maneras de hacer historia. La de Defensa y Justicia, que acaba de acceder a su primera final internacional luego de vencer a Coquimbo por 4-2 en la vuelta de la semifinal de la Copa Sudamericana, tiene rasgos definidos: encontrar talento allí donde otros equipos ven descartes, y darles rodaje a futbolistas jóvenes que no tienen minutos en sus clubes de origen. Esa amalgama funcionó muy bien con Sebastián Beccacece en el banco de suplentes y la historia continúa con Hernán Crespo. La semana que viene, contra Lanús y en el Mario Alberto Kempes, de Córdoba, el Halcón tendrá la chance de volar más alto que nunca.

El rostro de Crespo cuando Coquimbo se puso en ventaja en Florencio Varela es una postal del equipo. "No importa. Tranquilos. ¡A jugar!", arengó desde el banco de suplentes. El gol de los chilenos fue un accidente defensivo, que sin embargo sirvió para que Defensa recuperara la memoria. Jugar a la pelota. Esa es la clave de este equipo.

Braian Romero, goleador del torneo: le hizo tres a Coquimbo

El mediocampo del Halcón explica el modelo: Valentín Larralde, rescatado de las inferiores de Gimnasia y Esgrima La Plata, fogueado en la Cuarta de Varela, moldeado en la Reserva que dirige Pablo De Muner. Lo disfruta Crespo, que tiene a un volante mixto con la cancha en la cabeza. No importa si recibe de espalda, si no tiene espacios o si lo marcan a presión. Le dicen "Pitu" y es el que hace jugar a sus compañeros. A su lado, Enzo Fernández. Sin lugar en River, se fue a Varela a completar su formación.

Hernán Crespo, el entrenador que como futbolista ganó todo en Europa, y que ahora accedió a su primera final internacional al frente de Defensa y Justicia.
Hernán Crespo, el entrenador que como futbolista ganó todo en Europa, y que ahora accedió a su primera final internacional al frente de Defensa y Justicia. Crédito: Mauro Alfieri/Pool Argra

El tándem Larralde-Fernández funcionó contra Coquimbo como una imitación de la pareja Mascherano-Gago en el seleccionado de Alejandro Sabella. Uno juega (Larralde), el otro raspa (Fernández). Defensa gana en movilidad, en triangulaciones. En pases filtrados, siempre al espacio, nunca a la posición. Eso, contra una defensa estática como la de Coquimbo, es un arma mortal.

De cabeza, Braian Romero anota el segundo gol de Defensa y Justicia, que derrotó 4-2 a Coquimbo y está en la final de la Copa Sudamericana.
De cabeza, Braian Romero anota el segundo gol de Defensa y Justicia, que derrotó 4-2 a Coquimbo y está en la final de la Copa Sudamericana. Crédito: Mauro Alfieri/Pool Argra

Así se recuperó del gol rival. Proyección casi hasta la línea de fondo y centro atrás. Pizzini, de pescador, empató. Y después llegó el show de Braian Romero, ese delantero-wing-delantero que se pone el traje que más le conviene según la ocasión. Esta vez volvió a disfrazarse de matador del área. Con la ayuda de Walter Bou y la complicidad de Larralde, Defensa enhebró una jugada para pasar en las escuelas de fútbol. Todos habilitados y gol de Braian. Dos minutos después, otra triangulación, otra participación decisiva de Bou (¿se arrepentirá Boca de haberlo prestado?), otro gol de Romero. Y sobre el final del primer tiempo, otra vez Bou fue asistidor, y otra vez definió Romero. La serie parecía definida con el 4-1 en el marcador.

El problema de hacer historia es que se avanza sobre un terreno desconocido, inhóspito. Defensa no tiene jugadores curtidos en finales, ni en partidos decisivos. Muchos de ellos eran proyectos (Larralde, Fernández, Martínez, Frías) con un puñado de partidos hasta hace poco. Su DT, sin ir más lejos, tiene un currículum de éxitos como jugador. Este es su primer pleno como técnico. Por eso debió sufrir hasta el final y padecer los embates chilenos en el segundo tiempo.

Festejo final: Defensa irá por un título internacional.
Festejo final: Defensa irá por un título internacional. Fuente: AP

La alegría de haber hecho historia durará hasta que vuelvan a entrenarse. Comenzará entonces el tiempo de pensar en la final. Esa utopía que se convirtió en realidad tras un viaje que comenzó en la Copa Libertadores al inicio de 2020. Un año después, Defensa está a las puertas de la gloria. A un partido de un título. Después de hacer historia al llegar por primera vez a una final internacional, ahora quiere más.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.