Dos tragedias que golpearon a Inglaterra y a la Argentina, pero con consecuencias distintas