El camino de la reconstrucción de River: foco en la defensa y una cara nueva para el gol

Cinco de los seis refuerzos pedidos por Gallardo son de la mitad de la cancha para atrás y la pretemporada en los Estados Unidos confirmó que el déficit está en la última línea; las alternativas del DT para el nuevo equipo
Gustavo Ronzano
(0)
22 de julio de 2016  

Fuente: LA NACION

Por el eterno paréntesis futbolero pasó la Copa América, siguen desfilando los desquicios en AFA y todavía suenan los ecos del temblor que provocó la eliminación copera de Boca. Mientras tanto, River inició un largo camino de reconstrucción. Demasiado largo para el gusto de Marcelo Gallardo , que recién ahora, ya de nuevo inmerso en la rutina del trabajo en Buenos Aires y con la certeza de los refuerzos todavía humeante, parece haber dejado definitivamente atrás aquellos días de alta tensión.

En la pretemporada quedó bien en claro, por si hacía falta alguna confirmación, que el sector más frágil del equipo era el defensivo. Y que entre los centrales no puede seguir apareciendo Leonardo Ponzio , que lejos está de sentir esa función para llegar a salvar a River de un mal momento. "Quedamos con algunas dudas en defensa, pero se van a ir corrigiendo", sintetizó Jonatan Maidana . Augusto Batalla arranca como titular en el arco. Se irá viendo qué sucede con su pulseada con Enrique Bologna . Si Mercado se va, como desea, el lateral derecho será para el paraguayo Jorge Moreira y allí las alternativas son Camilo Mayada y el propio Milton Casco. A Maidana y a Lollo les llega un gran competidor como Arturo Mina y además está Leandro Vega por si acaso. Y Casco sabe que tiene en el lateral izquierdo la sombra del juvenil Luis Olivera, una de las gratas sorpresas con las que Gallardo pegó la vuelta de los Estados Unidos.

No es casual que cinco de los seis refuerzos sean de corte defensivo: Bologna, Lollo , Mina , Moreira y Rossi . El arribo del ecuatoriano Mina, además, le dará otra variante al entrenador: una vez que haya transcurrido el tiempo suficiente de ensayos, no sería descabellado ver una línea de tres atrás con Mina, Maidana y Lollo o Vega. De todos modos, tres o cuatro en defensa, la distribución unos metros más acá o más allá, no hace al fondo de la cuestión para Gallardo. "Un equipo puede jugar bien o mal, pero debe saber a qué juega. Eso es tener identidad", dice el DT.

Siguiendo con los cuatro del medio campo, los que arrancan con ventaja en la consideración del técnico son D'Alessandro y Gonzalo Martínez por afuera, con Ponzio y Domingo por adentro. Pity Martínez sabe que está en deuda y que no tiene mucho margen para convencer. Además, una de las joyitas del club, Tomás Andrade , viene pidiendo pista. "D'Alessandrito" debutó en el último torneo ante Vélez, en el Monumental, y con su desparpajo y sus lágrimas de emoción puso primera arriba del gran escenario. Entre Ponzio y Domingo se puede colar la capacidad de Iván Rossi, una vez que deje atrás su período de adaptación a una camiseta pesada como la de River. Y adelante, entre Mora y Alario se acaba de meter Marcelo Larrondo como el tercero en discordia para la búsqueda del gol. Su presencia en cada entrenamiento de por sí renovará los impulsos de una dupla que necesita recuperar la memoria.

Ya sin Marcelo Barovero ni Leonel Vangioni (piezas esenciales, sobre todo el arquero, para las últimas alegrías que tuvo el River de Gallardo), sin otros jugadores como Luis González, Tomás Martínez y Julio Charini, con algunos marginados (como Nicolás Bertolo, hoy de nuevo en Banfield), la impaciencia había empezado a levantar la temperatura que gobierna en esta época del año en la costa este de los Estados Unidos. Para colmo, la caída por 3-1 en el primer ensayo, ante América de Cali en Fort Lauderdale, expuso las grietas de un sistema defensivo en estado de emergencia; algo de eso también se vio en la derrota 3-1 con Sevilla. Además, la indefinición de algunos casos, como el de Gabriel Mercado, sólo aportó malestar.

La repatriación de ídolos (con Pablo Aimar y Javier Saviola a la cabeza) no había dado resultado en su momento y había que volver a aquella "política de Estado" que, como tal, viene trascendiendo a los gobiernos de turno en River: presencia activa en los tramos finales de cada mercado de pases. Esto, claro, chocaba de frente con las intenciones de Gallardo, que pretendía completar el nuevo plantel cuanto antes. Por eso en el medio hubo negociaciones agresivas (ver página 3) que generaron rispideces con otros clubes. Pero como el receso cada vez se agrandó más, los planetas se fueron alineando en torno al River que se viene. Y ni hablar de las últimas horas, en las que se cerraron la quinta y la sexta incorporación: Marcelo Larrondo y el ecuatoriano Arturo Mina.

El tercer refuerzo firmó, consiguió la visa y voló a Florida. Iván Rossi, un volante de marca con perfil zurdo que le brinda variantes a Gallardo a la hora de la contención, también puede ser importante para la búsqueda de media distancia. Hasta conoce el puesto de lateral. El ex Banfield, de 22 años, es una muy buena compra. Y Lollo, más allá de que está en pleno proceso de recuperación, también es valioso. Es un refuerzo de categoría. Tras la pretemporada en Orlando, firmó el cuarto hombre: el lateral paraguayo de Libertad, Jorge Moreira.

El telón para River se levantará el domingo 31 en Formosa frente a Sportivo Rivadavia de Venado Tuerto, por la Copa Argentina, una de las prioridades del semestre por ese boleto que otorga a la próxima Libertadores. Al margen del inicio del torneo local, en agosto llegará el doble duelo con Independiente Santa Fe por la Recopa Sudamericana, el 18 en Bogotá y el 25 en el Monumental. Mientras tanto, ya con seis refuerzos asegurados y alguna otra desvinculación mediante, (Viudez, Gio Simeone, Driussi, por ejemplo) el nuevo River, de una buena vez, viene asomando.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.