El festejo de San Lorenzo terminó con el papa Francisco en la plaza San Pedro