El fútbol no para: ganadores y perdedores de una interna gremial

El Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria, tras el paro que decretó el Sadra
Alejandro Casar González
(0)
7 de diciembre de 2016  

Guillermo Marconi, de Sadra, y Federico Beligoy, de la Asociación Argentina
Guillermo Marconi, de Sadra, y Federico Beligoy, de la Asociación Argentina Fuente: Archivo

A Guillermo Marconi, secretario general del Sindicato de Árbitros Deportivos de la República Argentina ( Sadra ), no le salió una bien. El lunes vio cómo dos de los partidos más importantes del semestre (el superclásico y la final de la Copa Argentina) quedaban en manos de referís del otro gremio, la Asociación Argentina de Árbitros (AAA). Diego Abal dirigirá el River-Boca, mientras que Patricio Loustau se desempeñará en el encuentro que definirá la Copa Argentina, el 15 de diciembre, en Córdoba. Además, la AFA presentó ese día a la nueva cúpula del arbitraje nacional, cuya cara visible es Horacio Elizondo. Otro representante de la AAA.

Marconi también vio la golpiza que recibió el árbitro de Sarmiento, de Ayacucho, y Sansinena, de General Cerri, durante una de las semifinales del Torneo Federal B. Marconi tomó el micrófono y, ante las fotos del rostro desfigurado de Claudio Elichiri –el árbitro del encuentro, afiliado a su sindicato–, anunció un paro de actividades. Su reclamo fue por medidas de seguridad, y como protección para los árbitros argentinos. Pero ni eso le salió bien, porque ayer el Ministerio de Trabajo, que encabeza Jorge Triaca (h.), dictó la conciliación obligatoria en el conflicto hasta el 29 de diciembre. Así, las designaciones arbitrales del fin de semana se mantienen y la fecha no corre peligro.

En rigor, la decisión de Marconi de llamar a un paro de actividades justo en la semana del superclásico no hizo sino darle micrófonos, espacio en los medios, mayor visibilidad... Eso, por más que la AAA difundió su decisión de acompañar al Sadra en el hipotético caso de que la medida de fuerza se confirmara. Pero eso no sucedió y el paro se retrotrajo. En el Ministerio de Trabajo se certificó la creación de una comisión de Protocolo de Seguridad Arbitral. El objetivo del cuerpo, en el que estarán representados tanto la AFA como los gremios y el Ministerio, es evitar que se reproduzcan los hechos de violencia como el que ocurrió el último fin de semana en el Torneo Federal B.

La suspensión del fútbol por el paro de los árbitros hubiera sido un pésimo trago para el Comité de Regularización que gobierna la AFA. El reclamo de Marconi cayó casi en simultáneo con el despegue de un avión rumbo a Europa. En la aeronave estaban entre sus pasajeros Armando Pérez, Javier Medín y Carolina Cristinziano, tres de los cuatro integrantes del Comité. El único de los miembros del cuerpo que se quedó en Buenos Aires fue Pablo Toviggino, presidente a su vez del Consejo Federal, quien ayer organizó una charla en un hotel de Retiro para debatir sobre los derechos audiovisuales del fútbol argentino.

Como responsable de la organización de los torneos federales, Toviggino reclamó que el Tribunal de Disciplina del Consejo Federal se expida lo antes posible y que los agresores –entre ellos está Lucas Didio, sobrino del presidente Carlos Didio, a quien la Aprevide le prohibió la concurrencia a los estadios– reciban el castigo que les corresponde. “Estas cosas no pueden volver a suceder. Hay que caer con todo el peso disciplinario sobre la situación. El Tribunal actuará en consecuencia”, prometió. Y añadió: “Espero que la sanción salga la semana que viene y sea ejemplificadora”.

De todas maneras, dentro del Consejo Federal hay quienes van un poco más allá. Piensan que las imágenes son elocuentes y nadie descarta que Sarmiento, de Ayacucho, pierda la categoría por el incidente. Además de Toviggino, otros dirigentes piden “un fallo histórico del Tribunal” como escarmiento a quienes hacen quedar mal a los torneos del Consejo Federal.

En rigor, el asunto de los árbitros era una cuestión que le quitaba el sueño a Armando Pérez desde que asumió. En los últimos meses ya había tomado la determinación de reformular la conducción de ese sector, y por eso se reunió con Elizondo y también con Héctor Baldassi. El primero, recordado por su actuación en la final del Mundial de Alemania, en 2006, representó a los árbitros en las jornadas de trabajo para la reforma del estatuto de la AFA, que se realizaron a principios de noviembre. A esas reuniones acudieron varios enviados de la FIFA, que en estos días debería mandar el borrador del nuevo estatuto. Fue una premonición, y Elizondo se transformó desde anteayer en el máximo responsable de los árbitros argentinos, al frente de la Dirección de Arbitraje Nacional.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.