El Gobierno y los políticos juegan sus cartas para influir en la decisión del próximo presidente de AFA

Capitanich y Sabella, cuando se anunció la lista del seleccionado
Capitanich y Sabella, cuando se anunció la lista del seleccionado
Los propios dirigentes reconocen la intromisión de la Casa Rosada en las decisiones del fútbol argentino y admiten que las próximas elecciones nacionales tendrán injerencia en lo que pase en la calle Viamonte
(0)
12 de septiembre de 2014  • 09:44

Desde que los goles cambiaron de manos, del ámbito privado al público, y el Gobierno compró sus derechos, muchas de las decisiones de la AFA pasaron a ser consultadas en los despachos de la Casa Rosada. Desde el fallecimiento de Julio Humberto Grondona hace 44 días, las voces y las posiciones de los dirigentes pusieron el ojo -y las críticas- en la organización del fútbol argentino, y lo que comenzó con un primer movimiento de piezas, ahora muestra cada vez más actores que ponen al descubierto la lucha de intereses que se plantea para lo que viene. La exposición más clara sobre la incidencia de la política se escuchó del vicepresidente de Vélez, Julio Baldomar: "La elecciones nacionales van a tener injerencia sobre el próximo presidente de AFA, y es pésimo que pase".

No fueron pocas las veces que el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, sostuvo que no existe intervención ni intromisión alguna en las decisiones de la AFA, pero los cambios de programación siempre han estado a la orden del día en los últimos tiempos en los que transmisiones deportivas han pasado a manos del Fútbol para Todos. "No hay que tratar de sacar ventaja sobre el tema de los horarios y los árbitros. Hay que bajar los decibeles y buscar el bien común", sostuvo Baldomar, que agregó: "Desde la AFA nunca nos perjudicaron. No tendría que estar politizada. Cada vez que se acerque la política a la AFA se va a alejar más de lo futbolístico".

Un nuevo torneo está en marcha, en este caso nombrado como Transición 2014, y Cristina Fernández de Kirchner está en sus últimos meses de gestión. La partida física de Grondona instaló otro escenario y ese debate se está dando mientras la pelota rueda. Un día fueron los pedidos de los grandes por el reparto del dinero que se cobra por la transmisión de los partidos. "La cifra que recibimos por la TV es nada", aseguró Rodolfo D'Onofrio convencido. Y luego se ingresó en un cortocircuito con otros clubes, especialmente los de menor repercusión con respecto a los denominados "grandes", por cierta injerencia en la programación de las fechas y los horarios. "Los cambios de horario la verdad que son un desconcierto. Se está dando una imagen bastante precaria. Tratamos de pedir lo menos posible por el momento de incertidumbre en AFA", dijo Baldomar.

Grondona, en una de sus visitas a la Casa Rosada
Grondona, en una de sus visitas a la Casa Rosada

El programa de cada fin de semana -ya sea por el torneo local, por la Copa Sudamericana o por la Copa Argentina- se da entre idas y venidas constantes en el edificio de la calle Viamonte. Sin dudas, lo que pasó en los últimos meses con marchas y contramarchas de los cotejos de primera representa el primer embate sobre la presidencia de Luis Segura. La última modificación del campeonato es que no habrá fecha entresemana el 24 de septiembre y la jornada se jugará el fin de semana del 28. En consecuencia, el superclásico entre River y Boca, en el Monumental, se disputará el 5 de octubre. Y, si no aparecen nuevos cambios, la finalización del torneo será el 7 de diciembre y no el 30 de noviembre. "Estar cambiando el horario de los partidos sobre la hora no está bien, hay que planearlo antes. El plantel va a estar en el avión a Córdoba sin saber a qué hora juega", dijo Baldomar, cuyo equipo iba a enfrentar a Belgrano, el domingo, a las 17.15, pero anoche se adelantó una hora.

Otra de las cuestiones que también están entre signos de pregunta es lo que sucederá con el torneo de 30 equipos que había aprobado Don Julio. Mientras se especula acerca de la posibilidad de que todo siga como está, algunos comentarios van en otra dirección. Fue al presidente de San Lorenzo, Matías Lammens, a quien se le escapó la confirmación de una sospecha. En una entrevista con ESPN, manifestó: "Sería un papelón ahora dar marcha atrás al torneo de 30 equipos". Ante estas palabras, el titular fue interrumpido para hacer hincapié en que estaba confirmando un «secreto a voces», e hizo un intento de corrección y declaró: "Se está hablando eso.... Bueno, en realidad en la AFA no, en los medios se habla".

El 23 de octubre se elegirá al presidente que ocupará el lugar de Grondona hasta el 25 del mismo mes del año próximo. Será en una Asamblea Extraordinaria, en la que, además, se homenajeará a Don Julio y simultáneamente se tratará la aprobación de la Memoria y Balance, y un nuevo Estatuto en la que el próximo presidente no pueda ejercer más de dos mandatos de cuatro años cada uno. ¿Cómo jugará la política?

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.