El golpe de timón de River por las ausencias

Con Gallardo, expulsado, Mercado, suspendido y Mora y Viudez, lesionados, el equipo millonario comenzó el camino de la finalísima con una misión: reinventarse en pocos días
Varios con ilusiones de estar: Cavenaghi, Driussi, Saviola y Lucho González
Varios con ilusiones de estar: Cavenaghi, Driussi, Saviola y Lucho González Crédito: Prensa River
Con Gallardo, expulsado, Mercado, suspendido y Mora y Viudez, lesionados, el equipo millonario comenzó el camino de la finalísima con una misión: reinventarse en pocos días
Ariel Ruya
(0)
31 de julio de 2015  • 23:04

El optimismo desborda en el ambiente: River puede conquistar su tercera Copa Libertadores el miércoles próximo, en el Monumental, en el choque decisivo con Tigres, de México. Podría ser otro eslabón internacional a su magnífica historia. Sin embargo, el 0-0 logrado en Monterrey fue una parte de la historia. La otra, todo lo demás: detrás del rendimiento, la expulsión de Marcelo Gallardo, la suspensión de Gabriel Mercado y las severas lesiones de Rodrigo Mora y Tabaré Viudez, confirmadas el viernes negro. La caída de la bolsa millonaria: el entrenador, efectivamente, no estará en el banco de los suplentes, aunque el club se jugó la carta, última, de apelar la medida. El defensor ya conocía el veredicto. Y los uruguayos, indispensables en la creatividad y en el gol, no integrarían ni el banco de suplentes. El escenario, entonces, es para prestarle atención: River debe reinventarse en pocos días para creer con mayor énfasis. Un plan, un golpe de timón que ya comenzó desde sus entrañas.

1) Con 41 años, Matías Biscay dirigirá el partido de la historia, mientras el Muñeco, su compañero, su amigo desde los 13 años, estará en un palco. Ex jugador de River, Huracán, Lugano, de Suiza y Compostela, de España, Biscay se retiró a los 27. Estar en el banco ya le ocurrió en dos partidos coperos. Saben de qué se trata eso de conversar sin estar uno al lado del otro. "Gallardo no puede pasar por el vestuario, me parece una locura, seguramente esto lo puso alguien que nunca estuvo en un vestuario", advirtió el manager Enzo Francescoli. El impulso de Gallardo en los entretiempos suele ser una de las razones exitosas, pero no podrá ni dar la charla técnica en el vestuario ni entrar en el entretiempo ni comunicarse por celular o handy con Biscay, ya que estará bajo vigilancia en un palco. Biscay hará un curso intensivo en un puñado de horas. Aunque conoce a Gallardo como si se tratara de su otra mitad.

2) Sin Mercado, los aspirantes al puesto vacante en el sector derecho de la defensa son Mammana, Mayada y Solari, en ese orden. El chico del Sub 20, de 19 años, un crack a futuro, surge como la primera cara de la nómina. El pibe ya jugó un encuentro de quilates: el primer partido de la final de la Copa Sudamericana, contra Atlético Nacional, en Medellín. Y también este año contra Boca.

3) Los uruguayos provocaron un golpazo inesperado hace tres noches, aunque lógico apenas horas atrás. Rodrigo Mora y Tabaré Viudez quedaron descartados. Mora tuvo un desgarro y Viudez una distensión. Sufrieron las lesiones en el isquiotibial derecho en el encuentro en Monterrey y se perderán la gran final. La participación está descartada; se alberga una pequeña esperanza por Viudez, ya que lo afecta una distensión y pudo entrenarse de manera diferenciada. Es una ilusión limitada por la lógica: faltan pocos días para la definición.

Nicolás Bertolo o Luis González tienen las mayores chances de ocupar la plaza de Viudez; Pity Martínez y Fernando Cavenaghi (¿por qué no Driussi? ¿Y Saviola?) están en la mesa para reemplazar a Mora, para acompañar a Lucas Alario en el ataque. Más allá de unos y otros, hay un plan íntimo, que comenzó a gestarse en el regreso del plantel a las prácticas: que el mal de ausencias no afecte el escenario. Que sea un impulso, uno más, en un plantel que se sobrepuso a varios contratiempos durante el recorrido.

Cuando casi queda tendido en el primer tramo, cuando la pasó de terror con el gas pimienta en la Bombonera, cuando se recompuso en el Mineirao, con una actuación sensacional, luego de perder en su casa. El ambiente lo percibe: no son ausencias menores. Algunos son imprescindibles. Sin embargo, la pretensión es no exhibir debilidad: el grupo se fortalece en las bravas. Ese es el mensaje interno, más allá de los reemplazantes circunstanciales. Que, según el apellido, podrían transformar el planteo de casi siempre.

Cuenta Maidana: "Este equipo responde en las situaciones importantes, cuando pocos creen".

Advierte Bertolo: "El grupo viene demostrando que en los momentos difíciles siempre aparece. Este plantel ha sabido responder en momentos tremendos".

Aporta Funes Mori: "Nosotros tenemos que demostrar tranquilidad. El valor de lo colectivo, de que entre todos podemos lograrlo".

El golpe de timón anímico grupal busca ganarle a las ausencias. En la antesala, le está ganando.

Por: Ariel Ruya
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.